Madrid. La justicia española ordenó a la policía judicial que viaje a Colombia para interrogar a nueve ex miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, a los que quieren enseñar fotos actualizadas de etarras para su identificación, dijeron este miércoles fuentes del tribunal.

El juez Eloy Velasco ordenó el viaje de los agentes a Colombia el 21 de septiembre, aunque la noticia recién trascendió ahora.

Varios de los ex guerrilleros de las FARC -que están incluidos en el plan de reinserción del gobierno colombiano- ya identificaron a varios etarras en el pasado, agregaron las fuentes judiciales.

Asimismo, el magistrado, que instruye una causa sobre la presunta relación de ambos grupos armados en la que afirma que cooperó el gobierno de Venezuela, ha solicitado a su compañero en la Audiencia Ismael Moreno que le remita los testimonios de dos presuntos miembros del grupo separatista vasco ETA.

Los integrantes de ETA, según un auto conocido esta semana, reconocieron haber recibido entrenamiento en el país caribeño.

Dentro del mismo proceso, el juez Velasco tomará declaración a dos ex fiscales venezolanos que tienen información sobre la actividad de ETA en Venezuela el próximo 15 de noviembre, a petición de la acusación popular, integrada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo AVT y la Plataforma Democrática de Venezolanos en España, agregaron las fuentes.

Las investigaciones abiertas en la Audiencia Nacional sobre las FARC y ETA, y la posible connivencia de Venezuela, han tensado las relaciones entre España y el gobierno de Hugo Chávez en dos ocasiones en los últimos meses.

En marzo, Velasco indicó en un auto que el gobierno venezolano cooperó para que ETA y las FARC sostuvieran encuentros e intercambiaran técnicas de guerrilla o información para un posible atentado en España contra altos funcionarios colombianos, como el entonces presidente Álvaro Uribe.

Según ese auto, en 2007 miembros de ETA fueron escoltados por un militar venezolano a un lugar en la selva, donde recibieron un curso de manejo de explosivos por parte de integrantes de las FARC.

Tras la resolución judicial, ambos países reafirmaron su compromiso de luchar contra el terrorismo en un comunicado conjunto, con el que dieron por zanjada la controversia.

Polémica entre gobiernos. La polémica resurgió este lunes cuando un auto del juez Moreno, en el que se ordenó prisión provisional para Juan Carlos Besance y Xabier Atristain por tenencia de explosivos y armas e integración en organización terrorista, citó diligencias y declaraciones que sostenían que ambos fueron instruidos en territorio venezolano tras recibir cursos en Francia.

Sin embargo, el gobierno español, a través del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, descartó que haya relación entre el gobierno venezolano y el adiestramiento de presuntos miembros de ETA en el país sudamericano.

"(La formación en Venezuela de los etarras) no quiere decir que el gobierno venezolano haya tenido algo que ver con esos entrenamientos, no hay nada que pueda hacer sospechar eso", indicó Rubalcaba.

ETA y las FARC están en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, y ambas han mantenido "relaciones coordinadas" a lo largo de su historia para "algunos de sus ilícitos objetivos", según el auto de marzo.