Río de Janeiro. El gobierno de Río de Janeiro, Brasil, beneficiará a los policías civiles y militares y a los inspectores de la administración penitenciaria que tomaron el control de Vila Cruzeiro y Complexo do Alemao, con 500 reales (US$300) para cada uno.

"El bono es un premio para el esfuerzo excepcional de los profesionales de la seguridad pública y lucha contra la delincuencia, especialmente en los recientes episodios de quema de autobuses y camiones por las bandas criminales", dijo el gobernador carioca Segio Cabral, según consigna Infobae.

La noticia se dio a conocer después de anunciar oficialmente que se tomaŕa control de la favela Rocinha, el asentamiento marginal más grande de América Latina y donde ya se habrían trasladado varios delincuentes.