Lima. Son rostros conocidos por participar en la serie televisiva de mayor audiencia de Perú, jugar fútbol profesional y actuar en escenarios musicales nacionales, pero no por su relación con la política local.

Pero su fama basta para que grandes partidos peruanos, como el oficialista APRA, le echen mano de cara a las próximas elecciones municipales y regionales en un intento por compensar la escasa popularidad de los políticos en el país.

Las elecciones de octubre serán clave para los comicios presidenciales de 2011, en un país donde las gestiones del Gobierno, del Congreso y el Poder Judicial son altamente desaprobadas por la población, según sondeos de opinión.

Cientos de aspirantes a las alcaldías del país inscribieron hasta la medianoche de este lunes sus candidaturas y respectivas listas, algunos con muñecos gigantescos que danzaban al ritmo de comparsas y de las ahora famosas vuvuzelas.

¿El resultado? Una variopinta parrilla electoral para los comicios municipales de octubre, que servirán como un barómetro para que los partidos políticos midan sus fuerzas apoyados en una oferta poco común de candidatos.

Desde veteranos futbolistas de importantes clubes profesionales locales como Sporting Cristal y San Martín hasta consagrados actores del programa más visto del país -"Al Fondo Hay Sitio"- y cantantes de cumbia y folclore.

"Si tengo un poco de fama y puedo aprovechar eso lo voy a hacer, quiero ganar y quiero que mi ciudad salga adelante", dijo a Reuters el líder de Grupo 5 -el más popular del país-, Andy Yaipén, quien ansía convertirse en teniente alcalde de la norteña ciudad de Monsefú por el APRA.

"Me llegó la invitación y la acepté con mucho gusto", agregó Yaipén, quien intentará compaginar la política con las multitudinarias presentaciones de su grupo de cumbia.

Según analistas, muchos partidos y candidatos a alcaldes han decidido apelar a la "emotividad" que generan los artistas y deportistas para sacar adelante sus propuestas y paliar el descrédito de las agrupaciones políticas en el país.

La desconfianza hacia los grupos ha perjudicado hasta a sus figuras, como el presidente Alan García, quien es también líder del APRA, el partido más antiguo del país.

García, cuyo Gobierno culmina en julio de 2011, ha transitado por bajos niveles de aceptación que no superan 35% desde que inició su segundo mandato en 2006.

Debilidad crónica. Entre otros pequeños partidos que han extendido una invitación a íconos del entretenimiento nacional está Cambio Radical, criticado por algunos por servir como un paraguas de políticos sin importar su ideología.

La actriz Ivonne Frayssinet de "Al Fondo Hay Sitio" acompañará al candidato de Cambio Radical, Alex Kouri, por la apreciada alcaldía de la capital, Lima.

"Estoy estudiando el reglamento de los municipios y empezaré un taller. Yo no quiero el 'puestito', quiero trabajar por la cultura", dijo la artista a un diario local.

El frente deportivo, por su parte, tendrá como principal embajador al veterano futbolista Roberto Palacios, quien juega actualmente el torneo con el club Sporting Cristal y que buscará trasladar sus dotes en la cancha al plano político.

"Hago las cosas con mucha pasión y trato siempre de que al final de todo tenga el halago de la gente. En el fútbol ha sido igual, he entrenado lesionado, con gripe pero sin embargo siempre estuve ahí luchando y dando mi mejor esfuerzo y acá va a ser igual", afirmó Palacios a Reuters.

Y aunque sus propuestas electorales lucen válidas, analistas dicen que son un reflejo de la "debilidad crónica" que aqueja a la política peruana.

"Encontramos esta larga lista de personas que generalmente son personas exitosas o conocidas de ambientes alejados de la política (pero) carecen de aquellos instrumentos necesarios para llevar adelante un puesto de responsabilidad de esta naturaleza", explicó Fernando Tuesta, profesor de Ciencia Política de la Universidad Católica en Perú.

Pese a ello, los electores ya se han ido acostumbrando a ver caras mediáticas y hasta vedettes en los comicios.

En 1995, la bailarina Susy Díaz ganó un escaño en el Congreso, una de las instituciones más desacreditadas del país, con un "13" pegado en su trasero como campaña publicitaria.

Sin embargo, aunque no tienen experiencia política, su mejor carta es la cercanía que despiertan entre electorado.

"Unos valen la pena. La mayoría han empezado de abajo", dijo Dirceu Honores, un guardia de seguridad de 41 años, en referencia al futbolista Palacios y el cantante Yaipén.