Varsovia. Bronislaw Komorowski, candidato del gobernante partido Plataforma Civil (PO), habría ganado a sus rivales en las elecciones presidenciales de Polonia el domingo, según sondeos a boca de urna, pero no evitaría la segunda vuelta, fijada para el 4 de julio.

Komorowski, presidente de la Cámara Baja del Parlamento y presidente interino, habría obtenido 41% de los votos contra 36% de Jaroslaw Kaczynski, líder del principal partido derechista de oposición Ley y Justicia (PiS), según una encuesta de TNS OBOP reportada en la televisión pública.

Otra encuesta a boca de urna le otorgó a Komorowski 46%, contra 33% de Kaczynski.

Vista como la elección más extraña en 21 años de historia post comunista de Polonia, fue convocada tras la muerte del presidente Lech Kaczynski, hermano gemelo de Jaroslaw, y muchos otros altos funcionarios en un accidente aéreo en Rusia el 10 de abril.

Grzegorz Napieralski del izquierdista partido opositor SLD, habría logrado un apoyo mayor a lo esperado y obtuvo cerca del 13% de los votos. Sin embargo él y otros siete candidatos quedaron fuera de carrera, dejando a Komorowski y Kaczynski enfrentándose en el balotaje.

"Movilicemos nuestras fuerzas para el 4 de julio", dijo Komorowski a sus alegres partidarios en su sede de campaña.

El resultado es importante para los inversionistas y los mercados financieros debido a que el presidente, pese a que es menos poderoso que el Gobierno, puede vetar leyes, nombrar a varios funcionarios clave y tiene poder de decisión en políticas exteriores y de seguridad.

Lech Kaczynski bloqueó algunas reformas del gobierno económicamente liberal del primer ministro, Donald Tusk.

Mercados en alerta. Los mercados financieros celebrarían una victoria de Komorowski porque se esperaría que trabaje rápidamente con el Gobierno, mientras intenta disminuir un gran déficit presupuestario y preparar a Polonia a una entrada a la zona euro a largo plazo.

Kaczynski podría utilizar su veto presidencial para obstaculizar ciertas reformas, al igual que su hermano en el cargo. Sin embargo, durante la campaña disminuyó el tono de su retórica y dijo que buscaría compromisos si resultaba electo, esperando ganar votantes de centro.

"En vez de palabras ásperas, impropias e injustas, queremos tener un diálogo significativo", dijo Kaczynski a sus partidarios tras la publicación de las encuestas a boca de urna.

Jaroslaw Kaczynski sirvió brevemente como primer ministro entre 2006 y 2007, cuando su postura nacionalista, en especial sus sospechas sobre Alemania y Rusia, tensaron las relaciones de Polonia con sus vecinos y con la UE.