La desaprobación de los estadounidenses a cómo el presidente Barack Obama está manejando la economía y su creciente déficit de presupuesto ha alcanzado nuevos máximos en medio de la frustración sobre el lento ritmo de la recuperación, según un sondeo de Washington Post-ABC News dado a conocer el martes.

El aumento en la popularidad que Obama recibió después de la muerte de Osama bin Laden ha desaparecido y la aprobación a su trabajo regresó a un 47%. Un 49% de los consultados desaprueba su desempeño.

El índice de aprobación de Obama subió hasta un 56% inmediatamente después de que bin Laden murió el mes pasado.

Un 59%, un nuevo máximo, dio a Obama una calificación negativa por su manejo de la economía, un aumento respecto al 55% del mes previo.

La popularidad de Obama en el tema del déficit alcanzó un nuevo mínimo en un 33%, cayendo 6 puntos desde abril.

El estado de la economía representa un enorme desafío para el presidente, cuya reelección en el 2012 podría depender de su capacidad para convencer a los votantes de que sus políticas económicas han tenido éxito.

El sondeo refleja un estado de ánimo mayoritariamente pesimista, debido a que los altos precios de los combustibles, los valores en descenso de las casas y las altas cifras de desempleo plantearon preocupaciones sobre el ritmo de la recuperación de la economía del país, dijo el Washington Post.

Un 89% de los estadounidenses dijo que la economía se encuentra en mal estado, un 57% dijo que la recuperación no ha comenzado y un 66% dijo que Estados Unidos avanza por el camino equivocado.

Un 45% dijo que confían más en los republicanos del Congreso que en Obama para manejar la economía, un aumento de 11 puntos desde marzo.