Bogotá. La popularidad del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, subió cinco puntos a 68% a tres meses del fin de su Gobierno, impulsada en la lucha contra el narcotráfico, la guerrilla izquierdista y el manejo de las relaciones internacionales, reveló este jueves una encuesta.

En el sondeo de la firma Invamer-Gallup la popularidad del mandatario subió cinco puntos en comparación con la medición divulgada a comienzos de marzo, cuando se ubicó en 63%, su punto más bajo en casi ocho años de Gobierno.

La encuesta estableció que los sectores débiles del Gobierno de Uribe son el manejo de la economía y la corrupción.

En los últimos meses salieron a la luz pública supuestas irregularidades en la adjudicación de millonarios subsidios agrícolas, además de escándalos por interceptaciones ilegales de comunicaciones telefónicas a magistrados, políticos de la oposición y periodistas.

Uribe, considerado como el principal aliado de Estados Unidos en América Latina en momentos en que gobernantes de izquierda ganan protagonismo en la región, se dispone a terminar su mandato con la mayor popularidad de un presidente colombiano en la historia, de acuerdo con Invamer-Gallup.

El presidente entregará el poder el 7 de agosto a su sucesor, que será elegido en los comicios del 30 de mayo.

El mandatario también se encuentra entre el grupo de gobernantes de América Latina con mayor popularidad, junto al presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

La encuesta, con un margen de error de 3%, incluyó 1.200 entrevistas en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga.