Roma. El resultado parcial oficial de las elecciones en Italia confirma el apoyo a los partidos populistas y euroescépticos: el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) suma más del 32% y la alianza de centro-derecha un 37%, informó este lunes el Ministerio del Interior.

La xenófoba Liga obtiene un 17,7% de los votos y supera por tanto a su aliada, la conservadora Forza Italia del ex primer ministro Silvio Berlusconi, que suma un 13,9%. Por su parte, los socialdemócratas del Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi consiguen un 18%. Con estos valores, ninguna fuerza o coalición tiene mayoría para formar Gobierno.

Ya se habla de que solo una alianza entre ellos podría sacar al país de la ingobernabilidad en la que ha vuelto a caer.

El problema se le pone ahora al presidente de la República, Sergio Mattarella, que con estos resultados tendrá que decidir a quién pedir formar un Gobierno.

Los resultados oficiales también certifican la derrota del Partido Demócrata (PD), del primer ministro saliente, Paolo Gentiloni, pero sobre todo de su líder Matteo Renzi, al no superar el 20%, por el momento, y quedarse en un 19,20% de los votos.

Para algunos analistas, este pésimo resultado supondrá la dimisión de Renzi y el ministro de Agricultura en funciones y vicesecretario del PD, Maurizio Martina, ya reconoció que "se trata de un resultado muy claro en su negatividad".

En total, la coalición de centroizquierda obtuvo un 23,54% gracias a la alianza con otras fuerzas políticas como +Europa, de Emma Bonino, que se han quedado por debajo del 3% que se exigía para entrar en el Parlamento y por tanto distribuyen sus votos en la coalición.

Por el momento los grandes líderes de los partidos no se han expresado. Durante la noche del domingo solo habló uno de los integrantes más carismáticos del M5S, pero que no se ha presentado a estas elecciones, Alessandro di Battista, que sentenció: "Los datos demuestran que todos deberán venir a hablar con nosotros".