Los debates internacionales frente a su legalización, la despenalización anunciada en Estados Unidos y Uruguay y la percepción de que la marihuana es una droga segura, serían algunas de las causas del incremento en el consumo de cannabis en el mundo y en Colombia.

El último Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas en Colombia, presentado hace unos días por los Ministerios de Justicia y Salud, concluyó que el uso de drogas ilícitas como cocaína, éxtasis, LSD, basuco y marihuana había aumentado significativamente en los últimos seis años. Sin embargo el reporte demostró que este incremento se debe esencialmente al crecimiento del número de consumidores de marihuana.

Mientras en 2008 el 8,8% de los colombianos entre 12 y 65 años aceptó que había probado alguna droga ilícita, en 2013 la cifra subió al 12,2%. En cuanto al consumo de marihuana, el Estudio encontró que el 11,5% de las personas entre 12 y 65 años ha probado cannabis al menos alguna vez en su vida (cuando en 2008 era el 7,9%) y que el número de hombres consumidores casi que triplica el de las mujeres.

Las estadísticas estimaron que 763.000 personas consumieron la hierba en el último año y de estas el 79% fueron hombres (607.000). El mayor consumo de marihuana se observa en los jóvenes de 18 a 24 años y se estima que el 87% de los usuarios tienen menos de 34.

La encuesta de consumo destina un espacio para consignar que al menos 440.000 colombianos tienen conductas de abuso y dependencia frente al cannabis e incluso asegura que el 30% de estas personas (la mayoría jóvenes de estrato 2) “ya han desarrollado indicadores de adicción”.

El consumo de marihuana no se comporta de maneras similares en todo el país. Aunque el Ministerio de Salud no ha identificado las causas, Medellín y su área metropolitana presentan indicadores mucho más elevados de consumo que el resto de Colombia. En la capital de Antioquia el 7,5% de habitantes consume cannabis, seguida de Risaralda y Quindío con prevalencias de más del 6%, mientras ciudades como Bogotá tienen un 3% de habitantes consumiendo (ver gráfico).

“En algunos municipios de Antioquia donde tenían prevalencias inferiores (1% en 2008 de población consumidora de cannabis), para el informe de 2013 registraron cifras superiores al 5%”, dice el documento.

El incremento del consumo de marihuana no es asunto solo de Colombia. Las organizaciones internacionales como la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) han advertido que los procesos de legalización que se están viviendo en América aumentarán el uso de cannabis entre los jóvenes, aunque “aún es demasiado pronto para comprender el impacto de las recientes medidas en países como Uruguay o en los estados de Washington y Colorado en Estados Unidos”, dijo Unodc en su Informe Mundial sobre las Drogas 2014.

Para la agencia, el debate internacional sobre la despenalización de la hierba está generando que los ciudadanos dejen de creer que su consumo puede traer implicaciones negativas en la salud, lo que terminará aumentando su consumo y también su disponibilidad, señaló el reporte.

El viceministro de Salud, Fernando Ruiz anunció la semana pasada que para Colombia la meta es frenar el crecimiento de casos. Mediante campañas de promoción y prevención en salud dirigidas a los niños, el gobierno espera que en 2021 el número de consumidores no exceda el actual.