El presidente Porfirio Lobo Sosa convocó de emergencia al Consejo de Seguridad del país luego de conocer el trágico hecho que se registró en las últimas horas en el presidio de Comayagua, al norte de Honduras, en donde habrían fallecido al menos 350 reclusos.

A la reunión que se llevará a cabo en Casa Presidencial, asistirá la ministra de Derechos Humanos, Ana Pineda; el titular del Interior, Áfrico Madrid; así como los secretarios de Estado en los despachos de Seguridad, Pompeyo Bonilla; y de Defensa, Marlon Pascua.

A la cita con el mandatario también llegarán autoridades del Congreso Nacional y del Ministerio Público.

Se espera que “Pepe” Lobo ofrezca una conferencia de prensa en donde dará detalles sobre las determinaciones del gobierno ante lo suscitado en la ciudad colonial de Comayagua.

Datos proporcionados recientemente hablan de que en el centro penal permanecían unos 850 reos.

La prisión es un complejo agrícola ubicado a 500 metros de la carretera que une San Pedro Sula, la capital económica de Honduras, y Tegucigalpa, asiento del gobierno.

En este centro penitenciario los reclusos se dedican, entre otras actividades, al cultivo de hortalizas y la cría de cerdos.