Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, criticó a los países sudamericanos que se opusieron a que participara en la cumbre entre la Unión Europea y América Latina que se efectuará en Madrid.

Después de declinar la invitación que se formuló España, Lobo sostuvo que si bien asistirá a la cita de la UE con Centroamérica, no irá al encuentro con América Latina, pues “no vamos a ser motivo de conflicto, yo no puedo pedir al gobierno español y someterlo a la presión de que tenga que estar ahí Honduras ante la protesta de los otros", afirmó.

El jefe de Estado hondureño enfatizó que "yo quisiera recordarle a esos países (Unasur) que no olviden que ‘Pepe’ Lobo es el presidente de los hondureños, que este gobierno que fue electo democráticamente en una concurrencia masiva en las urnas que no se deriva en nada de los eventos del 28 de junio, sino que es un proceso de mucho antes que no lo maneja el gobierno, sino un organismo independiente que es el Tribunal Supremo Electoral".

Por ello, sostuvo que su administración “tiene la legitimidad y la voluntad del pueblo”, indicó El Heraldo.

Lobo advirtió que al manifestar “posiciones tan intransigentes” y “con un alto nivel de arrogancia” se está dañando es “al pueblo hondureño, son los pobres que en mucho dependen de la ayuda de los países amigos".

Sobre este punto, argumentó que “ha habido gobiernos de estos que se oponen a préstamos que vienen para Honduras y se les olvida que son para proyectos de la gente que está en pobreza, siento yo que la arrogancia, la prepotencia de algunos, en realidad lleva a castigar un pueblo que no tiene la culpa de nada".