Luego de haber firmado este domingo el Acuerdo de Cartagena que abre la posibilidad de que Honduras sea reincorporada a la Organización de Estados Americanos (OEA), el presidente Porfirio Lobo Sosa dijo el lunes esperar que el país entre a una “nueva etapa” en la vida política.

El mandatario se mostró optimista en que el país alcance la reconciliación, especialmente cuando el documento suscrito en Colombia garantiza el regreso con todas sus garantías del ex gobernante Manuel Zelaya.

"Hemos suscrito el Acuerdo de Cartagena para que él (Manuel Zelaya) pueda venir a su Patria sin ningún temor, duda o reserva cuando así lo considere", dijo “Pepe” Lobo en cadena nacional de radio y televisión difundida a tempranas horas.

"Espero que las acciones que hemos concretado marquen una nueva etapa en la vida política del país, que los grupos que han estado distanciados, den vuelta a la página y que comencemos todos juntos a ver hacia el futuro, pensando únicamente en resolver los problemas que aquejan a nuestra agente y a nuestra amada nación", añadió.

Porfirio Lobo viajó este domingo a Cartagena, Colombia, para firmar con el ex mandatario Manuel Zelaya el documento que establece las condiciones para que Honduras retome protagonismo en el ámbito internacional.

Se espera que el ex gobernante llegue a Honduras este 28 de mayo, luego de haber permanecido casi año y medio exiliado en República Dominicana.

Agradeció además el respaldo y solidaridad de Colombia, Venezuela, Estados Unidos, República Dominicana, Canadá, México y Centroamérica.

"Hemos hecho un enorme esfuerzo por normalizar las relaciones con todos los países del hemisferio... y muy pronto, con el respaldo de la mayoría de las naciones de América, esperamos la incorporación de Honduras a la OEA", subrayó.

El compromiso suscrito entre ambos líderes políticos hondureños fue respaldado por Colombia y Venezuela, quienes se han comprometido a darle seguimiento para el cumplimiento del mismo.

Se espera que el ex gobernante llegue a Honduras este 28 de mayo, luego de haber permanecido casi año y medio exiliado en República Dominicana. Su retorno se daría antes de celebrarse la asamblea general de la OEA en El Salvador, prevista para el 5 y 6 de junio.