Santiago. El brasileño Luiz Inácio Lula da Silva es el presidente iberoamericano mejor evaluado, mientras que su par de Honduras, Porfirio Lobo, presenta los peores niveles de apoyo, según una encuesta revelada este domingo.

El mandatario brasileño, que abandonará el cargo en enero de 2011, registra una aprobación de 71%, según lo estableció el "Barómetro Iberoamericano de la Gobernabilidad", que evaluó el desempeño de 22 gobernantes y líderes de la región.

Lula acaba de ser elegido como el hombre más influyente del planeta  por la revista Time y recientemente el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, lo calificó como el “campeón mundial” en la lucha contra el hambre.

Según el estudio, la mejor evaluación de Lula se encuentra en el manejo económico, donde obtiene un 63% de aprobación, superando la aprobación que en este ámbito reciben sus pares de Uruguay, José Mujica (62%), y de Argentina, Cristina Fernández (58%).

El gobierno brasileño ha estimado que la PIB crecerá en torno al 6%, aunque informes privados incluso han apuntado a una expansión superior al 7%, transformándose en la economía de la región con mayor dinamismo.

Tras Lula, aparecen los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe, (71%),  El Salvador, Mauricio Funes (71%), de Costa Rica (68%), Oscar Arias, de Estados Unidos, Barack Hussein (67%), de Chile, Sebastián Piñera (63%), de Panamá , Ricardo Martinelli (63%), y de Uruguay (61%).

También con niveles superiores al 50% se encuentran los gobernantes de Venezuela, Hugo Chávez (57%), de Bolivia, Evo Morales (56%), y de República Dominicana, Leonel Fernández (54%), y de México, Felipe Calderón (50%).

Lobo, la otra cara. Según el informe, con niveles bajo 50% de aprobación se encuentran los líderes de Ecuador, Rafael Correa (46%), de Nicaragua (38%), de Perú, Alan García (36%), de Portugal, José Sócrates (34%), de Paraguay, Fernando Lugo (30%), de Argentina, Cristina Fernández (29%), de España, José Luis Rodríguez Zapatero (26%), y de Guatemala, Álvaro Colom (24%).

Como contrapunto de Lula, el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, quien asumió su cargo en febrero pasado y aún no obtiene el reconocimiento de varios países, es el gobernante de la región peor evaluado con sólo 13%.

Lobo ha debido enfrentar un severo aislamiento internacional tras asumir luego de un proceso electoral que fue desconocido por varios países por haber sido convocado por Roberto Micheletti, quien encabezó un golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya.

Honduras es uno de los países más pobres de Centroamérica y se estima que en 2010 registrará el menor crecimiento de esa zona, tras haber registrado una contracción de 2,1% en 2009. Según las estimaciones oficiales, este año se expandirá entre 2,5 y 3%, aunque otras proyecciones apuntan a una cifra inferior.

Según el sondeo, los principales problemas de Lobo son el desempleo (con 22% de aprobación), la seguridad (20%), la corrupción (20%), el terrorismo (9%), y el narcotráfico (6%).

El "Barómetro Iberoamericano de la Gobernabilidad 2010" fue elaborado por el Consorcio Iberoamericano de Investigaciones de Mercado y Asesoramiento, en base a encuestas realizadas a 11.707 personas de 19 países del continente, además de España y Portugal.