Madrid. Un día después de que la izquierda 'abertzale' vasca presentara un nuevo partido que rechaza la violencia de ETA y con el que pretende concurrir a las próximas elecciones municipales de mayo, su portavoz Rufi Etxeberria se mostró este martes convencido de que ha llegado el fin de la lucha armada.

El dirigente de la formación sucesora de la ilegalizada Batasuna señaló que la decisión de la izquierda radical vasca no tiene marcha atrás y que la violencia política es incompatible con la estrategia independentista.

"Nosotros tenemos la convicción de que el ciclo de la lucha armada se ha cerrado, de que no vamos a vivir más episodios de lucha armada por parte de ETA. Hemos entrado en un periodo en el que verdaderamente este país va a caminar por otros parámetros", afirmó Etxeberria en una entrevista con la Cadena SER.

"Esta decisión no tiene marcha atrás y tenemos que dotarnos de vías exclusivamente democráticas para la independencia en este país", agregó el portavoz.

El Gobierno ha recibido con reservas el anuncio hecho ayer por la izquierda 'abertzale' y ha trasladado la decisión a la Justicia, que deberá ser quien declare la legalidad o no de las listas después de que se presenten el miércoles ante el registro del Ministerio del Interior.

El ministro del Interior y vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que la credibilidad de Batasuna está "bajo mínimos". Batasuna está ilegalizada desde 2003 por considerarse probado que formaba parte del entramado de ETA.

No obstante, destacó como un avance el rechazo explícito de la violencia de ETA, tal y como exige la Ley de Partidos, un mes después de que la banda armada declarara un alto el fuego permanente, general y verificable, pero sin hacer mención a un abandono definitivo de las armas, tal y como le exige el Gobierno.

ETA ha causado unos 850 muertos en sus medio siglo de lucha armada.

"No contemplamos otro escenario que no sea disponer de una marca legal y estar legalmente en las elecciones", agregó Etxeberria, que confirmó que la nueva formación se llamará Sortu (nacer o crear en euskera).