Houston.  Un jurado de Texas absolvió  a Luis Posada Carriles, un exiliado cubano anti-castrista de 83 años, de cargos de haber mentido a las autoridades de Estados Unidos sobre su rol en ataques con bomba contra zonas turísticas de Cuba en 1997.

Los fiscales dijeron que un jurado federal deliberó por tres horas luego de un juicio de 13 semanas en El Paso y absolvió al ex espía de la CIA y archienemigo del gobierno cubano de 11 cargos de perjurio, obstrucción a la justicia y fraude inmigratorio.

En La Habana, el sitio en internet del gobierno Cubadebate apenas reportó la absolución, llamándola "Justicia made in USA".

Cuba ha acusado a las autoridades de Estados Unidos de ser hipócritas al pedir cooperación internacional contra el terrorismo y al mismo tiempo mostrarse a favor de Posada Carriles.

Posada Carriles, quien vive en Miami, es buscado por Cuba y Venezuela, donde se le acusa de planificar el atentado de 1976 contra un avión de Cubana de Aviación que causó la muerte de 73 personas.

"Obviamente estamos decepcionados con la decisión", dijo el portavoz del Departamento de Justicia Dean Boyd. "Apreciamos el servicio del jurado durante este largo y disputado juicio", sostuvo.

El gobierno de Venezuela expresó su "mayor indignación" y dijo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que mostró "decepción" por la sentencia, no trabajó sobre el proceso de extradición solicitado por Caracas.

"Una vez conocido este fallo, el gobierno Bolivariano reitera su solicitud, planteada ante el Gobierno estadounidense desde 2005, de que Luis Posada Carriles sea extraditado hacia la República Bolivariana de Venezuela, donde debe ser procesado", dijo la cancillería en un comunicado la noche del viernes.

Felipe Milan, uno de los abogados de Posada Carriles, dijo que la defensa "siempre tuvo confianza y fe en la justicia estadounidense" y destacó que un juez federal descartó los cargos de fraude inmigratorio en contra del ex espía en 2007.

El caso de Texas estuvo centrado en acusaciones de que Posada Carriles mintió a funcionarios de inmigración estadounidenses sobre su ingreso al país y su rol en los ataques con bomba a hoteles y restaurantes en La Habana en 1997. Un turista italiano pereció en los atentados.

Ciudadanos salvadoreños y guatemaltecos procesados y apresados en Cuba por los ataques de 1997 testificaron en sus juicios que fueron contratados y recibieron instrucciones de Posada Carriles.

El fallo de Texas no acusaba a Posada Carriles de planificar los ataques en Cuba.

Inicialmente, fue procesado en Venezuela por el atentado contra el avión, pero escapó de prisión en 1985. Cuba y Venezuela han exigido su extradición de Estados Unidos, pero no han tenido éxito.

En comentarios citados por Cubadebate, José Pertierra, un abogado que representa al Gobierno venezolano en el juicio de Texas, dijo que "el veredicto en El Paso prueba que en los tribunales estadounidenses el teatro vale más que la evidencia".

Posada Carriles fue arrestado por cargos sobre inmigración cuando ingresó a Estados Unidos en el 2005, pero el caso fue descartado dos años después.