El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, agradeció este domingo al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, que su Gobierno impidiese el ingreso del exmandatario peruano Alejandro Toledo (2001-2006) en territorio israelí.

Según un comunicado de prensa del Ejecutivo, Kuczynski trasladó el agradecimiento a través de una carta y este lunes dialogará vía telefónica con Netanyahu.

La Justicia peruana, mediante una resolución dictada el pasado jueves, ha solicitado la detención preventiva a nivel nacional e internacional del ex jefe de Estado, bajo sospecha de tráfico de influencias y lavado de activos.

Según indicios del Ministerio Público, el expresidente peruano recibió de la constructora brasileña Odebrecht un total de US$20 millones estadounidenses a cambio de adjudicarle la construcción de dos tramos de la vía Interoceánica, que une el sur peruano con el oeste brasileño.

Evidencias demostrarían que del total de la suma, Odebrecht habría pagado a Toledo US$9,6 millones a través de cuentas del empresario y amigo personal de Toledo Josef Maiman, en bancos de Londres, Gran Bretaña, en 18 cuotas entre junio de 2004 y junio de 2010.

Por otra parte, la Cancillería peruana expresó que Kuczynski ha solicitado a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que "en el marco de las competencias que la ley de migración de ese país brinda al Departamento de Estado, se evalúe la opción de deportar a Alejandro Toledo, a fin que sea sometido a la Justicia peruana".

Según una nota de la oficina del primer ministro, Fernando Zavala, hay información de "buena fuente" que señala que Toledo se encontraría en la ciudad estadounidense de San Francisco.

Asimismo, este domingo, uno de los dos abogados de Toledo, Paolo Aldea, habría desistido en continuar con la defensa por estar en desacuerdo la estrategia, y, supuestamente, este lunes oficializará su renuncia ante el Ministerio Público y el Poder Judicial.

Toledo está en paradero desconocido y hasta el pasado fin de semana se consideraba que estaba en París, Francia.

El Ministerio del Interior lo ha puesto en la lista de buscados por la Justicia peruana, y ofrece una recompensa económica de 100.000 soles (US$30.000) a quien dé información sobre el lugar donde se encuentra.