Lima. El presidente Pedro Pablo Kuczynski se dirigió este miércoles al Perú para anunciar la renuncia de su cargo. En un mensaje a la Nación, denunció que un boicot político generó un clima de ingobernabilidad.

"Esta confrontación política ha creado un clima de ingobernabilidad que le hace un enorme daño al país, que no nos permite avanzar", dijo en una breve grabación de siete minutos.

"Frente a esta difícil situación que se ha generado y que me hace injustamente aparecer como culpable de actos en los que no he participado, pienso que lo mejor para el país es que yo renuncie a la Presidencia de la República

El mandatario, quien estuvo acompañado por su gabinete ministerial, añadió que "no quiero ser un escollo para nuestra nación a la senda de la unidad y armonía que el Perú tanto necesita y que a mí me negaron". 

Kuczynski había eludido un primer intento de destitución en diciembre en el Congreso, que lo acusaba de haberse favorecido de contratos de consultoría con la brasileña Odebrecht siendo funcionario público.

En esa ocasión, un puñado de legisladores opositores del partido fundado por el expresidente Alberto Fujimori inclinó la balanza a su favor. Poco después, Kuczynski ordenó el indulto del Fujimori, que cumplía una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.

Pese a haber salido airoso, la mayoría de los peruanos se confesaron a favor de su renuncia, de acuerdo con sondeos.

La gota que colmó el vaso fue cuando dirigentes del mayor partido opositor, Fuerza Popular, mostraron videos y audios de legisladores disidentes ofreciendo por separado a un colega de la oposición apoyo oficial para obras a cambio de que rechazara la destitución en la sesión legislativa del jueves.

A pesar de la peor turbulencia política del país en casi dos décadas, Kuczynski iba a ser anfitrión de la Cumbre de las Américas en Lima el 13 y 14 de abril, en la cual tenía planeado reunirse con el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump.

Transición ordenada. Kuczynski dijo que espera una transición constitucional y ordenada para superar un clima de "ingobernabilidad" por la constante confrontación con el Congreso. Y recomendó hacer una reforma constitucional para no volver a vivir estas situaciones.

Legisladores de la oposición señalaron que tal vez no acepten la renuncia de Kuczynski y que igual procederían a votar por la destitución. "Ni siquiera ofreció explicaciones, mucho menos se disculpó con el país", dijo Daniel Salaverry, portavoz del mayor partido en el Congreso, a la radio local RPP.

Ahora el primer vicepresidente Martín Vizcarra, hasta hoy también embajador en Canadá, será el nuevo jefe de Estado hasta completar el actual mandato el 2021, según lo que establece la Constitución.

"Es importante para nuestra nación que nos avoquemos a las reformas políticas constitucionales que nos permitirán no volver a pasar por este difícil trance y poder así iniciar un nuevo capítulo hacia el progreso y la justicia", dijo Kuczynski.

Un asesor de Vizcarra dijo que el funcionario estaba aún el miércoles cumpliendo funciones diplomáticas en Canadá.

Legisladores de la oposición señalaron que tal vez no acepten la renuncia de Kuczynski y que igual procederían a votar por la destitución. "Ni siquiera ofreció explicaciones, mucho menos se disculpó con el país", dijo Daniel Salaverry, portavoz del mayor partido en el Congreso, a la radio local RPP.

La renuncia de Kuczynski ocurre a menos de tres semanas de la Cumbre, que será el primer viaje de Trump a América Latina. Un funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo condición de anonimato, dijo a Reuters que Trump todavía planeaba asistir a la cumbre.

Los mercados peruanos, que habían abierto a la baja el miércoles, se recuperaron con fuerza al cierre apostando a que la sucesión de Vizcarra será un escenario que traerá más estabilidad.

La agencia Fitch anunció el miércoles que mantiene la calificación de la deuda de Perú en "BBB+" con panorama estable, pese a la agitación y dijo que espera una continuidad de las políticas macroeconómicas en el país minero.

La trama de corrupción ha afectado a casi toda la clase política de Perú y Odebrecht ha dicho incluso que ha financiado la campaña electoral de los últimos cuatro presidentes del país, entre ellos Ollanta Humala que cumple arresto preventivo mientras la fiscalía lo investiga por este caso.

* Con información de Gestión y Reuters.