El gobierno colombiano prepara junto a su par brasileño y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) el operativo para la liberación de los militares y policías rehenes de las FARC, anunciada ayer por la organización guerrillera.

El jefe de la CICR en Colombia, Jordi Raich, informó este lunes que el organismo está listo para proceder lo antes posible con la liberación unilateral de los 10 secuestrados, y precisó que mantiene una constante comunicación con el gobierno y los mediadores ante las FARC.

Raich, quien dijo desconocer por el momento detalles de día y lugar donde podrían producirse las liberaciones, sostuvo que se espera que en los próximos días se intensifiquen las comunicaciones con la guerrilla para garantizar el proceso, según declaraciones a una radio local, reproducidas por la agencia de noticias Prensa Latina.

En tanto, el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, anunció que el gobierno brasileño participará del operativo de entrega de los rehenes, tal como ocurrió con la liberación unilateral de otros secuestrados.

"El gobierno colombiano ya está trabajando en el plano logístico con el gobierno de Brasil", afirmó Garzón en declaraciones a periodistas en Ginebra, donde participa de la decimonovena sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Las FARC anunciaron ayer en un comunicado de su secretariado (cúpula) que liberarán próximamente a todos los militares y policías que mantienen como rehenes, y que pondrán fin a la práctica del secuestro extorsivo de civiles, lo que fue considerado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, como "un paso importante y necesario pero no suficiente".

En cuanto a la posibilidad de que el Ejecutivo plantee ahora un proceso de diálogo con las FARC, Garzón explicó que, para que ello suceda, primero debe haber un anuncio de cese de la violencia, según publicó el diario El Espectador.

"Lo que más quiere el pueblo de Colombia es que termine la violencia y si ellos hicieran ese gesto integral tenga por seguro que el Gobierno nacional tendrá toda la voluntad de construir espacios de paz de perdón y reconciliación", afirmó.

En el comunicado, las FARC consideraron que "no caben más largas a la posibilidad de entablar conversaciones" con el gobierno para poner fin al conflicto armado que lleva cinco décadas en el país.

"Por eso queremos comunicar nuestra decisión de sumar a la anunciada liberación de los seis prisioneros de guerra, la de los cuatro restantes en nuestro poder", afirma la nota, reproducida íntegramente por la radio colombiana Caracol en su sitio web.

Aunque en el documento no se identifica a los rehenes, se espera que a la liberación del militar Luis Beltrán y los policías Carlos Duarte, César Lasso, Jorge Trujillo, Jorge Romero y José Forero, anunciadas entre noviembre y enero pasados, se sume la de los uniformados Luis Arcia, Luis Moreno, Wilson Rojas y Robinson Salcedo.

La ex senadora Piedad Córdoba, quien ya ofició de mediadora y participó en anteriores liberaciones, abogó hoy por aprovechar el pronunciamiento de las FARC para avanzar hacia la paz en el país, al considerarlo como un gesto importante para acabar con la guerra.

"Estos son gestos importantes para acabar con la guerra en el país, pero es necesario que las cosas empiecen a materializarse para que no se queden solo en palabras", expresó a medios locales de prensa la líder de Colombianos y Colombianas por la Paz, según reportó la agencia de noticias Prensa Latina.

En opinión de la ex parlamentaria las decisiones anunciadas por las FARC buscan que el gobierno haga contactos para un eventual diálogo de paz y el primer acercamiento "lo debe hacer el mismo presidente de la República, con mucho sigilo y cuidado porque no es una tarea fácil", refirió.

El ex presidente Álvaro Uribe puso en duda hoy el comunicado hecho por las FARC y la suspensión de la práctica de secuestros extorsivos.

Vía Twitter, el ex mandatario calificó el comunicado como un "anuncio engañoso" y cuestionó apartes del anuncio hecho por la guerrilla.

En el comunicado la guerrilla señala que a partir de la fecha "proscribe la práctica del secuestro extorsivo", lo que Uribe cuestiona y a reglón seguido pregunta por la liberación de más de 150 cautivos.

En cambio, el diputado opositor por el Polo Democrático Alternativo (PDA) Iván Cepeda llamó a no dudar lo manifestado por la organización guerrillera sino a verificar esos anuncios.

Cepeda, vocero del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes del Estado, sostuvo que lo importante del más reciente comunicado del grupo insurgente es que se plantea la disposición a hallar una salida dialogada al conflicto armado interno, como lo había solicitado el gobierno.