La Habana. Los preparativos para recibir al Papa Benedicto XVI en Cuba avanzan sin dificultades y su viaje este mes tendrá un "efecto muy positivo", dijo el jueves la Iglesia Católica, en momentos en que están en aplicación cambios dirigidos a modernizar el modelo económico socialista.

El Sumo Pontífice, de 84 años, visitará Cuba entre el 26 y el 28 de marzo, en un viaje que coincide con celebraciones por el 400 aniversario del descubrimiento del más famoso ícono religioso del país, la Virgen de la Caridad del Cobre.

"En cuanto a la preparación interna, nos hemos reunido hace poco la comisión central, donde hay representantes del Estado y la Iglesia Católica, y lo que conocemos es que van a muy buen ritmo", dijo monseñor José Félix Pérez, secretario de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

Pérez agregó a periodistas que las obras de construcción de los altares para oficiar las misas en las ciudades de Santiago de Cuba y La Habana van "muy bien" y adelantó que se entregarán con una semana de antelación para realizar los ensayos con "todas las garantías y requerimientos".

La visita del Papa a la isla ocurrirá en medio de una serie de reformas dirigidas a mejorar la vida de los cubanos y después de que la Iglesia Católica recibió elogios por su gestión en la excarcelación de decenas de presos políticos y otros comunes durante el último año y medio.

El presidente Raúl Castro, quien dará la bienvenida al Papa en Santiago de Cuba el 26 de marzo, cuando llegue desde México, afirma que la Iglesia Católica y el Gobierno tienen una relación "constructiva" aunque no siempre estén de acuerdo.

Monseñor Pérez, quien difundió una carta convocando a los cubanos a participar en las misas, dijo que el viaje del Papa Benedicto XVI "estará produciendo un efecto muy positivo, que la sociedad cubana transite por caminos más serenos (...) y podamos vivir con una esperanza cierta de un futuro mejor".

"El gran bien que hará el Papa en el momento actual es (...) recordarnos que tenemos raíces profundas (y) si todos somos mejores creo que se van a producir los cambios más importantes que todos deseamos para Cuba", agregó.

Pérez dijo que el Papa no tiene fijado un encuentro oficial con el ex presidente Fidel Castro, quien gobernó durante 49 años, pero afirmó que un posible encuentro "está entre las posibilidades".

Según la agenda papal, Raúl Castro, que reemplazó en el 2008 a su hermano Fidel en la presidencia, tendrá una reunión privada con el Sumo Pontífice en La Habana el 27 de marzo y lo despedirá un día después cuando regrese a Roma.