Un popular presentador de televisión en Honduras, que se encuentra entre los favoritos para ser el próximo presidente del país, solicitó este martes la inscripción de su partido para participar en las elecciones en que se votará al sucesor del mandatario Porfirio Lobo.

Salvador Nasralla, también un controversial cronista y relator de fútbol de 58 años, se presentó ante autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para solicitar la inscripción de su Partido Anticorrupción, días antes de que haga lo propio el domingo el derrocado ex presidente Manuel Zelaya con una agrupación que postularía a su esposa.

La popularidad de Nasralla, un recién llegado a la política que a menudo aparece bailando y cantando en pantalones cortos junto a modelos en minifalda en un programa de concursos, tiene que ver con el desencanto de la población con los partidos tradicionales, según analistas.

Los partidos Liberal y Nacional fueron los actores principales de una crisis política en la que se sumió el país tras el golpe de Estado contra Zelaya en junio del 2009.

"Nuestro partido y movimiento es integrado por personas honradas que queremos sacar al país de la cárcel en que la que la sumen los políticos tradicionales por la corrupción e incapacidad para gobernar que los caracteriza", dijo Nasralla al llegar al TSE, vestido de traje azul y corbata amarilla, acompañado de unos cuantos de sus colaboradores cercanos.

Nasralla, un ingeniero civil de origen palestino que estudió en Chile, propone combatir la corrupción, a la que ve como el origen de todos los males que padece el país centroamericano.

El presentador se sitúa en primer lugar en varias encuestas de preferencias políticas, seguido por Xiomara Castro, esposa de Zelaya, que sería nominada por el partido Libertad y Refundación (Libre) del ex mandatario.

La ex primera dama, sin activismo político previo al golpe de Estado del 28 de junio del 2009, se volvió popular al liderar las protestas para que el Gobierno de facto que tomó el poder devolviera la presidencia a su esposo, lo que no sucedió ni con la presión internacional de países como Estados Unidos.

Los partidos políticos en Honduras acudirán en noviembre del 2012 a elecciones primarias para elegir a sus candidatos y un año después a unas generales en las que se designará al nuevo gobernante de esta nación centroamericana.