Stratham. El candidato presidencial republicano Mitt Romney dijo que el mandatario Barack Obama fracasó a la hora de mejorar la perspectiva de la clase media, al iniciar una gira en autobús este viernes en la que intentará conectarse con los votantes rurales en seis estados clave.

Romney indicó que el discurso de Obama sobre la economía del jueves demostró que el candidato no tiene nuevas ideas para ampliar las oportunidades de los estadounidenses que han enfrentado dificultades en el período posterior a la peor recesión desde la década de 1930.

"Ustedes habrán pensado que iba a ser un momento en que reconociera sus políticas erradas y sugiriera un nuevo curso. Pero no: prometió cuatro años de lo mismo", declaró.

"Otros cuatro largos años", agregó, insinuando que el discurso de 54 minutos de Obama se había extendido demasiado.

Obama quiere convencer a los votantes de que las elecciones del 6 de noviembre representan una opción entre sus políticas, que darán una prosperidad distribuida, y las de los republicanos, que en su mayoría sólo beneficiarán a los más ricos.

Aunque Romney sigue siendo desconocido para muchos votantes, el equipo de Obama quiere relacionarlo con el ex presidente George W. Bush. Los sondeos muestran que los estadounidenses culpan más a Bush que a Obama por los problemas económicos.

"¿Por qué volveríamos a las mismas políticas que terminaron siendo un castillo de naipes y derivaron en la crisis económica?", dijo el portavoz de Obama Ben LaBolt a la cadena CNN este viernes, repitiendo el mensaje del mandatario el día anterior.

El gobierno en parte opacó la gira de Romney cuando anunció que alrededor de 800.000 inmigrantes ilegales jóvenes no iban a ser deportados, una medida atractiva para los votantes hispanos, que en varios estados independientes son claves para la elección.

Romney quiere seguir haciendo eje en la gestión de la economía, que para muchos es decepcionante. Un sondeo de Reuters/Ipsos divulgado el martes reveló que aunque Obama mantiene una leve ventaja, muchos votantes creen que el candidato republicano manejaría mejor la economía.

Romney está disfrutando un período favorable desde que logró unificar al partido luego de una divisiva batalla por la nominación republicana. Las encuestas muestran que achicó la ventaja de Obama y recaudó más dinero que su rival el último mes.

Obama, en cambio, ha atravesado una serie de problemas económicos y políticos en las últimas semanas que agravaron el momento más difícil de su presidencia desde la crisis por el límite de endeudamiento en el verano pasado.

La gira en autobús de Romney es una oportunidad para contactarse con los votantes rurales blancos, que forman un pilar esencial de la base republicana.

"La agenda de un gobierno en Washington no debería ahogar los sueños de las pequeñas ciudades. En los Estados Unidos que amamos, cada condado cuenta", dijo a unas 800 personas reunidas en la granja donde ingresó formalmente en la carrera presidencial el 2 de junio del 2011.

El candidato visitará seis estados ganados por Obama en el 2008, pero que ahora los republicanos consideran recuperables. El equipo planea paradas en Nuevo Hampshire, Pensilvania, Ohio, Iowa, Wisconsin y Michigan.