Caracas, Xinhua. Las elecciones presidenciales que se desarrollaron este domingo en Venezuela concluyeron con conflictos aislados y una alta participación a las 19:00 hora local (2330 GMT), afirmaron autoridades venezolanas.

En declaraciones a los medios de comunicación dispuestos en la sede del poder electoral, la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sandra Oblitas, declaró de manera formal el cierre de la jornada de sufragio.

Las elecciones que decidirán el rumbo político de la nación petrolera tras la muerte del presidente en funciones Hugo Chávez comenzaron el domingo a las seis de la madrugada con el 60% de las mesas electorales abiertas.

De siete aspirantes al poder ejecutivo, el presidente encargado, Nicolás Maduro, y el opositor, Henrique Capriles, cuentan con posibilidades reales de ser declarados vencedores, aunque el primero es favorecido por 10 puntos según las encuestas.

Oblitas recordó que sólo quedarán abiertos los centros de votación donde haya electores en fila para ejercer su derecho al voto.

La rectora del poder electoral recordó que al concretarse una transmisión oportuna de los resultados desde los centros de transmisión a la sala de totalización, el organismo difundirá el primer boletín.

"Que el brillo (que) mantuvo viva la actividad hoy sea también el que caracterice el cierre", aseveró desde la sede del CNE en Caracas.

Tras cerrarse el proceso, el jefe del Comando Estratégico Operacional, Wilmer Barrientos, informó que un total de 43 personas fueron detenidas por distintos delitos contenidos en la Ley Orgánica de los Procesos Electorales.

La usurpación de identidades, la ruptura de material electoral, el desacato a las autoridades, el porte de armas que fue suspendido durante 72 horas, fueron algunas de las infracciones enumeradas por el funcionario castrense.

Barrientos agregó además que en centros de votación precisos en los estados Distrito Capital y Zulia se generaron focos de violencia que concluyeron sin víctimas gracias a la actuación de efectivos militares y policiales.

En tal sentido, el mayor general venezolano instó con fuerza a los medios de comunicación social a realizar el uso adecuado de la información para concluir con tranquilidad el proceso.

Por otra parte, el gobierno venezolano consideró un hecho aislado la muerte de tres personas como consecuencia de un conflicto entre bandas a primeras horas de la mañana en el sector Antímano, noroeste de Caracas.

Unos 141.000 efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana se desplegaron en todo el país para organizar, resguardar y garantizar la adecuada ejecución de las elecciones, lo que supone un 1,2% más que en las presidenciales de octubre.

De igual forma, 125.000 funcionarios policiales fueron dispuestos para el resguardo de la seguridad ciudadana.

Los comandos de campaña Hugo Chávez y Simón Bolívar describieron que la participación en las presidenciales fue alta, incluso la compararon como la más alta en la historia electoral de Venezuela.

Tanto los voceros del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como el bloque de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se declaran vencedores y defenderán el resultado hasta por un voto de diferencia.

"Según los datos que hemos venido recabando se señala una alta participación (...) Hemos notado algunas escenas para incitar a la violencia, los llamamos a mantenerse en paz y en calma" , informó el jefe del Comando Simón Bolívar, Jorge Rodríguez, sin precisar cifras.

Desde el Teatro Principal, ubicado en el centro de Caracas, Rodríguez convocó a los seguidores del presidente encargado, Nicolás Maduro, a conglomerarse en los alrededores del Palacio de Miraflores, sede del poder ejecutivo en el centro de la capital.

"Enfrentamos una poderosa maquinaria de guerra sucia. Vamos a defender los resultados con las armas que nos da la constitución y la presencia del pueblo en la calle. No vamos a acertar que se tuerza la intención del pueblo", insistió.

Más temprano, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, informó que la convocatoria iba encaminada a conseguir un 80%, cifra de participación electoral registrada el pasado mes de octubre.

Por su parte, el aspirante a la oposición a la silla presidencial, Henrique Capriles, denunció a través de su cuenta en la red social Twitter que el gobierno venezolano intenta cambiar los resultados electorales.

En rueda de prensa, el jefe del Comando Simón Bolívar en Caracas, Ismael García, advirtió que "no vamos a titubear".

García recordó que como en las elecciones de 2007, fecha en que la oposición ganó la consulta para la reforma constitucional, hay que enfrentar una ola de rumores para hacer respetar la voluntad de los venezolanos.

Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), más de 18,9 millones fueron habilitados para sufragar en los comicios donde se dispusieron 39.322 mesas de votación en los 13.810 centros electorales localizados en los 24 estados del país y en el extranjero.

Las autoridades locales estimaron que el primer boletín del CNE se difundirá luego de las 22:00 hora local (02:30 GMT del lunes), en caso de que el panorama sea "irreversible".

El tiempo que transcurre entre el cierre de las mesas y la difusión del primer boletín electoral se considera en Venezuela como de "tensa calma".