Buenos Aires. La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció la creación de un ministerio de Seguridad en su primer cambio de gabinete tras el deceso en octubre de su esposo y asesor político, Néstor Kirchner.

La medida transfiere la supervisión de la Policía Federal, la Prefectura Naval, la guardia nacional y los servicios de seguridad aeroportuarios desde el ministerio de Justicia al nuevo ministerio de Seguridad.

La decisión adoptada este viernes pasado de traspasar el control de las fuerzas de seguridad al nuevo ministerio es vista como un golpe al jefe de gabinete, Aníbal Fernández, quien hasta ahora ejercía un control considerable sobre la policía.

Fernández, quien no está emparentado con la presidenta, trabajó de cerca con Néstor Kirchner en una amplia gama de asuntos, especialmente seguridad.

El nuevo ministerio será encabezado por la actual ministra de Defensa, Nilda Garré, quien prestará juramento este miércoles.