Madrid. Aprovechando su presencia en Madrid, donde participa en la VI Cumbre de Presidentes de la Unión Europea-América Latina, la presidenta argentina, Cristina Fernández, le brindó su apoyo al juez español, Baltasar Garzón, quien fue suspendido de su cargo.

La mandataria puntualizó que su actitud “no significa inmiscuirse en asuntos internos españoles”, pues argumentó que “creemos que los derechos humanos son universales”.

La jefa de Estado argentina se reunió con Garzón en la embajada de país sudamericano en Madrid, dijo la Voz de América.

El magistrado español – que se hizo famoso mundialmente al dictar la orden de detención contra el chileno Augusto Pinochet- fue suspendido cautelarmente de sus funciones por prevaricación al intentar juzgar crímenes registrados durante la dictadura de Francisco Franco.

Frente a ello, Cristina Fernández manifestó sentirse “preocupada, sorprendida y dolida” por la medida. “Realmente le brindamos todo nuestro apoyo”, puntualizó.