Buenos Aires. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, defendió la incautación de la carga de un avión estadounidense en el aeropuerto de Ezeiza, lo que ha crispado la relación entre ambos países.

La jefa de Estado fue enfática en señalar: "la defensa nacional no puede tener color ni bandería política. Fue una decisión estratégica nacional para profundizar la soberanía".

Añadió que “lo más importante de estos ocho años de gestión es que las decisiones las toma el Presidente desde la Casa Rosada y no se las impone nadie desde otro lugar", informó Ámbito.

Enfatizando el tema de la soberanía argentina, la mandataria dijo que “cuando era legisladora recuerdo que se votaba cualquier cosa en contra de los intereses del país, por miedo al Fondo Monetario Internacional".

Llamó "a todos los argentinos que piensen en Argentina, en su país" y advirtió que "para que los interés externos triunfen tienen que encontrar voceros" dentro de la nación.

Por su parte, el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, puntualizó que se actuó ante lo que calificó como una "infracción aduanera" y aseguró que lo que su país hizo fue "hacer cumplir la ley en el marco de la soberanía nacional".

Explicó que de acuerdo a los artículos 954 y 977 del Código Aduanero, "si se declara una importación y se trae otra cosa, es atribución de la Aduana decomisar el material y disponer de él hasta llegar a su propia destrucción".