Buenos Aires, Andina. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, viajó este miércoles a última hora a Nueva York para exponer este jueves ante las Naciones Unidas el reclamó argentino por la soberanía de las Islas Malvinas, ocupadas por el Reino Unido.

En la sesión del Comité de Descolonización de Naciones Unidas, la jefa de Estado argentina reiterará el pedido para que Londres cumpla con las disposiciones de la ONU para iniciar el diálogo entre ambos países.

Fernández viajó acompañada por el canciller, Héctor Timerman, el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, familiares y ex combatientes de Malvinas, gobernadores y legisladores del oficialismo y la oposición.

El gobierno de Buenos Aires reiteró este miércoles su compromiso de "iniciar mañana las negociaciones en los términos que resuelva el Comité de Descolonización de la ONU" sobre la soberanía de Malvinas, señaló la agencia Telam.

Argentina reclama la soberanía de las islas Malvinas, ocupadas desde 1833 por el Reino Unido. En mayo de 1982, el país sudamericano ocupó militarmente las islas, hecho que generó una guerra en la que Reino Unido se impuso con ayuda de Estados Unidos.

La Cancillería argentina, a través de un comunicado, recordó este miércoles que Argentina "ha manifestado en todos los foros internacionales su disposición a cumplir con el mandato de las Naciones Unidas en el convencimiento de que no hacerlo debilita la institución garante de la paz y la convivencia entre los pueblos".

Las Naciones Unidas convocará este jueves al Comité de Descolonización para analizar el estado del proceso para concluir la situación de colonialismo que afecta a 16 territorios aún en manos de potencias coloniales, y el primer caso que se tratará es la Cuestión Malvinas, señaló Cancillería.

Los otros territorios no autónomos son Anguila, Bermuda, Islas Caimán, Turcas y Caicos y Vírgenes Británicas, Monserrat, Santa Elena, Gibraltar y Pitcairn, todos bajo control del Reino Unido.

Además, Islas Vírgenes norteamericanas, Guam y Samoa Americana (las tres de Estados Unidos), Nueva Caledonia (Francia), Tokelau (Nueva Zelanda) y Sahara Occidental (ex colonia española ocupada por Marruecos).

Desde el 1965 la ONU decretó que la situación por la que atraviesan desde 1833 las Islas Sándwich del Sur y Georgías del Sur, como la llama los ingleses a las Malvinas, es un caso especial de colonialismo que debe ser resuelto en negociaciones entre Londres y Buenos Aires, agregó la cancillería argentina.