Buenos Aires. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, dejó en las últimas horas el sanatorio Otamendi en la ciudad de Buenos Aires (capital), donde permaneció internada por una semana debido a un cuadro de sigmoiditis.

La Unidad Médica Presidencial difundió este domingo en un comunicado que la mandataria "presenta buena evolución del cuadro de sigmoiditis que la afecta".

Sin embargo, debe guardar reposo por otros diez días, en los que continuará con el "tratamiento antibiótico, dieta especial y control médico evolutivo", añadió.

La indicación de reposo no le permitirá a la mandataria viajar a Australia los días 15 y 16 de noviembre para participar en la cumbre del G20.