Santiago. A pocos días de finalizar su gobierno, la mandataria chilena Michelle Bachelet se comprometió este martes a enviar al Congreso un proyecto de nueva Constitución, en un intento por cumplir su promesa de reemplazar una de las últimas herencias de la dictadura de Augusto Pinochet.

Durante su participación en un foro de equidad de género, la saliente presidenta socialista confirmó que los equipos de abogados del gobierno trabajan contrarreloj para sacar adelante el proyecto, que podría incluir garantías sociales como igualdad de salario a igual trabajo entre hombres y mujeres.

"Antes que termine el gobierno voy a enviar el proyecto de nueva Constitución", dijo Bachelet durante el foro en Santiago.

La mandataria dejará el cargo el 11 de marzo, por lo que la transformación de la carta fundamental será uno de los temas que debería abordar el próximo gobierno del conservador Sebastián Piñera.

El proceso para tener una nueva carta magna, una de las promesas electorales de Bachelet, partió hace tres años con una campaña de educación cívica, que fue seguida por "diálogos" ciudadanos que dieron paso a la creación de los pilares que se incluirían en la elaboración del proyecto de nueva Constitución.

La idea inicial de Bachelet era que el proyecto se presentara al Congreso a inicios del segundo semestre del 2017.

El presidente electo Piñera dijo a fines del año pasado que está de acuerdo en "perfeccionar" la carta fundamental, "pero en un clima de unidad (...) la Constitución debe ser un gran marco de estabilidad y no de incertidumbre".