La llamada revolución social, que impulsa el actual Gobierno, demandará el esfuerzo conjunto y la acción integrada de los distintos sectores, e irá enfocada en el ciudadano y sus necesidades, aseguró la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz.

Explicó que ello implicará un cambio en el esquema que usualmente ha empleado el Estado, en el que los diferentes sectores actúan de manera aislada y en función de sus propias metas e indicadores, sin enfocar su accionar en los requerimientos de la ciudadanía.

“Revolución social es cambiar la forma en que hemos trabajado, usualmente, en el Estado. Nos vemos como aislados y cada uno trabajando por algunas metas importantes, pero no focalizadas en el ciudadano, ni en la persona que tiene el requerimiento”, agregó Mercedes Aráoz.

Durante su intervención en la VI Semana de la Inclusión Social, la funcionaria afirmó que el Gobierno quiere “revertir este estilo de hacer política sectorial”, y pasar a tener una estructura muy fuertemente integrada en cuanto a su comportamiento y acciones.

“Por ejemplo, en las necesidades de agua y saneamiento, y de las comunidades alejadas, tiene que hacerse de acuerdo a las necesidades de esa localidad y no pensar de manera aislada. Lo mismo si empezamos a articular los temas de derechos de los ciudadanos”, subrayó.

En ese sentido, la titular del Consejo de Ministros detalló que la idea es “integrar a todos los sectores, mirando con focos claros las metas que nos hemos planteado”, como la reducción de la pobreza monetaria y extrema, y la mejora de los servicios básicos fundamentales.

“Debemos ir cada vez a más aproximaciones donde la desigualdad se reduzca, y eso es tener oportunidades claras y derechos bien adquiridos”, remarcó Mercedes Aráoz, al hacer un llamado a los sectores público y privado, y a la sociedad civil a contribuir con esta revolución social.

“Hagamos juntos esa revolución social”, acotó la Premier, en este evento realizado en el Centro de Convenciones de Lima, ubicado en San Borja, donde también participó el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski.