Santiago. La Presidenta Michelle Bachelet inició este domingo su polémica visita oficial a Cuba, con el arribo del avión presidencial al aeropuerto internacional José Martí de La Habana, a las 6 horas local, 8:00 de Chile.

El viaje de la mandataria, el último de su mandato por el que tuvo que pedir autorización al Senado, produjo controversia debido a que no se percibe la supuesta utilidad para los intereses de Chile, pese a que la justificación es incentivar el intercambio comercial.

Para Chile Vamos, la visita de Bachelet a la isla simplemente tiene motivos ideológicos, porque desea despedirse de Raúl Castro, que también debe dejar el poder este año. Por lo mismo, un grupo de senadores, incluido Alejandro Guillier, le pidió que se reúna con los disidentes cubanos.

Hasta el momento, la única pauta oficial de la Presidenta para este domingo en La Habana es un encuentro con el mundo de la cultura e intelectuales isleños, en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, a las 15:30 horas locales, 17:30 de Chile.

Un grupo de senadores, incluido Alejandro Guillier, le pidió que se reúna con los disidentes cubanos.

El sábado, la vocera de Gobierno, Paula Narváez, se refirió a las críticas y enfatizó que la Presidenta sí viaja con representantes del sector empresarial. “Esta ha sido absoluta y totalmente una polémica falsa”, sostuvo.

En cuanto a la ausencia del canciller Heraldo Muñoz en la visita, Narváez señaló que “ha dado las explicaciones a la Presidenta de la República de por qué no viaja. Esas explicaciones han sido señaladas en el ámbito estrictamente personal y por lo tanto quedan en ese espacio”.

Reiteró además que la mandataria “está haciendo uso de sus facultades como Presidenta de la República visitando ese país, donde hay una agenda bilateral que abordar, una agenda bilateral que ha sido ya aclarada por el canciller”.