La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, consideró como una “pérdida de tiempo” la reunión con los campesinos de La Paz, que exigían la renuncia de algunas autoridades de Estado y proyectos de desarrollo.

“Anoche (miércoles) estaba reunido con la Federación de Campesinos de La Paz, los escuché con paciencia, pero me hacen perder el tiempo. Antes me hacían perder el tiempo intentos de golpe de Estado, intentos de revocatoria”, expresó el Mandatario.

Morales, durante la inauguración del encuentro de la Conalcam, informó que las denuncias que presentaron los campesinos contra algunas autoridades de Estado “no tienen ninguna razón”.

“Yo siento que, cuando la derecha no tiene liderazgo, no tiene programa, lamentablemente usan a los compañeros dirigentes para tratar de perjudicar este proceso”, sostuvo.

La dirigencia campesina de La Paz exigía la destitución de ministros como el de Gobierno, Sacha Llorenti; Salud, Nila Heredia; Economía, Luis Arce; y de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo. El gobierno descartó que se dé curso a esa demanda campesina.