La Paz. En cinco años y medio de gobierno, el país redujo ostensiblemente el “promedio de desigualdad”, la distancia entre ricos y pobres, señaló el presidente Evo Morales en Sucre, en su mensaje por el 6 de agosto.

Con datos de Naciones Unidas (que admitió que a él mismo le sorprendían), el presidente destacó que si en 2005 la distancia entre los más pobres y los más ricos era de 1 a 170, en 2011 este trecho se redujo a 70; si antes (2005) los más ricos ganaban 170 veces más que los más pobres, en 2011, lo hacen sólo 70 veces más.

El mandatario hizo énfasis en que la reducción de la distancia entre ricos y pobres no se debe a que se esté “quitando” su ingreso a los más pudientes, sino que se incrementa el salario de los más pobres.

Con la misma fuente, de Naciones Unidas, el primer mandatario señaló que en los últimos cinco años, un millón de bolivianos pasaron de pobres a ser parte de la “clase media”.

“Algunos de nuestros compañeros empresarios pueden decir ‘nos están quitando plata’. Falso. Dato de las Naciones Unidas, en los últimos cinco años, un millón de personas han accedido a la condición de clase media debido al incremento de sus ingresos”, reveló el gobernante.

Esta mejora del ingreso de los bolivianos también se debe al incremento de la inversión pública, añadió el jefe del Estado plurinacional.

Si entre los años 2000 y 2005 el promedio de la inversión pública era de US$590 millones, entre 2006 y 2010 (gobierno del MAS), informó, se subió a US$1.239 millones. “Enorme la diferencia”, comentó.

Para la gestión 2011, anunció, se tiene prevista una inversión pública (de los tres niveles del Estado: central, departamental y municipal) de US$2.428 millones. A esto, añadió, hay que sumar la inversión de las empresas estratégicas del país (como YPFB y Entel), de US$837 millones, con lo que se obtiene un total de US$3.300 millones como la inversión programada para 2011.

En su mensaje al país, el presidente Morales admitió que en la gestión económica del Estado, una de las mayores debilidades es la ejecución presupuestaria, especialmente de los gobiernos municipales y las gobernaciones departamentales.

Hasta el 31 de julio (el séptimo mes de gestión), las alcaldías en conjunto tienen una ejecución presupuestaria de apenas el 17,1%; en tanto que las gobernaciones llegan a un promedio de 22,87% de ejecución.

En cuanto al gobierno central, el mandatario informó que la ejecución presupuestaria, también hasta el 31 de julio, ya llegó al 40,57%. “Saludo al gabinete, a ministros y ministras, por tanto esfuerzo de cómo implementar”, acotó Evo Morales. Una vez que la mayoría de los alcaldes son del MAS, el jefe del Estado admitió que la baja ejecución también es responsabilidad gubernamental.

El presidente comentó que si muchos alcaldes no invierten, al parecer es por “miedo a Nardi Suxo (ministra de Transparencia) o a la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz”. Ante esto, demandó una mayor explicación de las normas.

Morales convocó a lo que será el primer consejo nacional de autonomías desde que en julio del 2010 se promulgara la Ley Marco de Autonomías, el instrumento legal en que se crea dicho Consejo.

La convocatoria, al menos verbal, fue lanzada por el primer mandatario en medio del discurso que dio ayer 6 de agosto, en la ciudad de Sucre, en homenaje al 186 aniversario de la fundación de Bolivia.

Morales señaló que el consejo será convocado para el mes de septiembre; no adelantó el lugar de la reunión.

El Consejo Nacional de Autonomías es una instancia consultiva conformada por el presidente, tres ministros de Estado, los nueve gobernadores de departamento, cinco representantes de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia, cinco de las autonomías indígenas, y uno de las autonomías regionales. La entidad ebe reunirse, de manera ordinaria, dos veces al año, a petición del gobernante.