Ciudad de México, Andina. El presidente de México, Felipe Calderón, responsabilizó a la industria armamentista de los Estados Unidos por la espiral de violencia que viene sacudiendo su país y que ya viene dejando miles de muertos, principalmente debido a la actividad de bandas de narcotraficantes.

“Acuso a la industria armamentística americana de las miles de muertes que se están produciendo en México y exijo que se ponga orden en este tema”, aseguró en tono enérgico.

Durante un encuentro con la comunidad mexicana residente en el estado americano de California, Calderón reveló que en los últimos cuatro años se han incautado 104 mil armas a las bandas criminales.

Dijo que al menos el 85% de estas armas fueron compradas en Estados Unidos, por lo que pidió la restitución de la ley, aprobada durante la administración de Hill Clinton, y que restringía la venta de armas de asalto.

"Yo lo digo abiertamente. Por el lucro, por las ganancias que le produce a la industria armamentista norteamericana este asunto. Yo acuso a la industria armamentista americana de las miles de muertes que están ocurriendo en México", enfatizó según reproducen diversos medios.

En la reunión, los líderes de las comunidades emigrantes mexicanos solicitaron al presidente Calderón que su gobierno les otorgue mayor apoyo, especialmente a los indígenas, quienes sufren de discriminación por los ciudadanos estadounidenses, pero también por los propios emigrantes mexicanos en ese país.

Esa situación, dijeron, hace que los indígenas mexicanos que viven en Estados Unidos sean uno de los sectores de la población más vulnerables en ese país.