Río de Janeiro. El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, aseguró hoy que la denuncia contra él presentada por la Policía Federal por corrupción es "absurda" y negó las acusaciones.

En declaraciones a la prensa, Maia, reelegido en el cargo la semana pasada, afirmó que "es absurdo, no tiene ninguna relación con la realidad ni con mi historia, por lo que voy a continuar esclareciendo mi punto de vista ante el Ministerio Público y, si fuera necesario, ante la justicia".

La Policía Federal envió un informe a la Fiscalía en el que apunta haber descubierto "fuertes indicios" de que Maia cobró cerca de un millón de reales (unos 320.000 dólares) en sobornos de la constructora OAS, una de las constructoras salpicadas en el gigantesco caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Según el informe policial, Maia favoreció los intereses de la constructora entre 2013 y 2014 en el Congreso, a cambio del dinero.

Para ocultar su origen ilícito, el dinero habría sido ingresado oficialmente en las cuentas de una campaña electoral de su padre, el también político César Maia, exalcalde de Río de Janeiro y que igual que él, es miembro del partido de derechas Demócratas (DEM), que integra la coalición del Gobierno del presidente Michel Temer.