Caracas. El presidente venezolano Hugo Chávez delegó este sábado algunos poderes en su vicepresidente y en otro alto funcionario, incluyendo potestades presupuestarias y expropiatorias, poco antes de partir a Cuba para continuar con un tratamiento contra el cáncer.

Por primera vez en más de una docena de años de gobierno, el militar retirado cedió temporalmente parte de sus funciones administrativas pero desoyó los reclamos de la oposición de delegar por completo la presidencia en su segundo, Elías Jaua.

Sorprendiendo a los venezolanos, Chávez, de 56 años, había anunciado en junio que sufría de cáncer. El líder socialista fue operado dos veces en Cuba, donde le extirparon un tumor canceroso que dijo tenía el tamaño de una pelota de béisbol.

Pero los detalles sobre su enfermedad son guardados con hermetismo por el gobierno, aunque una fuente cercana a su equipo médico dijo a Reuters que sufriría un cáncer de colon.

Ahora la Asamblea Nacional le dio el visto bueno al mandatario para viajar a la isla y proseguir con un tratamiento que el propio Chávez dijo que incluirá quimioterapia.

"Voy a delegar en el vicepresidente (ejecutivo) Elías Jaua y en el vicepresidente Jorge Giordani algunas decisiones que hasta ahora me tocan a mí, firmas y decisiones, aquí está el decreto", dijo Chávez en un consejo de ministros televisado.

Jaua se encargará de decretos de traspasos presupuestarios de los ministerios, de expropiación o adquisición forzosa con previa autorización de Chávez, así como la designación de algunos funcionarios y la supresión o liquidación de entes descentralizados, dijo el presidente.

Al ministro de Finanzas y vicepresidente del área financiera, Jorge Giordani, también verá temas presupuestarios de los ministerios y se encargará de algunos impuestos.

"Delego en ustedes dos queridos compañeros estas funciones, máxima eficiencia", dijo el mandatario.

Durante el encuentro con sus ministros, Chávez obtuvo y activó una firma electrónica para poder encargarse de algunos asuntos de gobierno a control remoto desde Cuba.

El mandatario dijo que partirá en las próximas horas hacia la isla, donde será recibido por sus amigos, los hermanos Raúl y Fidel Castro.

Allí, Chávez sería sometido a nuevos estudios y atendido por el mismo doctor que lo operó, dijo la fuente cercana al equipo médico.

"Cuando retorne de La Habana vendré mucho mejor, le pido a Dios Santo", dijo el líder venezolano.