Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo este viernes que pedirá a la Asamblea Nacional, dominada por el oficialismo, que le otorgue poderes especiales para poder pasar leyes por decreto, debido a la emergencia que vive el país petrolero a causa del peor temporal en décadas.

Chávez ha contado con tres Habilitantes en sus once años de gobierno -por seis meses en 1999, por un año en el 2000 y por año y medio en el 2007- con las que aprobó más de 100 leyes, entre ellas las que permitieron nacionalizar el sector petrolero y elevar el número de magistrados de la Corte.

Para otorgar una habilitante al presidente son necesarios tres quintas partes de los votos del Parlamento.

El mandatario, que asegura liderar una revolución socialista, dijo que la causa del pedido es la necesidad urgente de implementar leyes para paliar las millonarias pérdidas en cosechas e infraestructura causadas por el temporal que provocó unas 34 muertes y más de 120.000 damnificados.

"Voy a solicitar una Ley Habilitante a la Asamblea Nacional. Vamos a necesitar miles de millones de dólares extraordinarios, inclusive hacer una revisión del mapa estratégico", dijo Chávez en un consejo de ministros.

"Entre hoy, mañana y el domingo vamos a redactarla y someterla aquí al Consejo de Ministros y enviarla el lunes a mas tardar (...) a la Asamblea Nacional, le pido celeridad a la Asamblea Nacional, el martes pudieran estarla discutiendo", añadió.

Líderes de la oposición han dicho que la Asamblea sólo puede dar una Habilitante por el tiempo que resta al poder Legislativo en funciones y no para el nuevo período que comienza el 5 de enero, y en el que Chávez perderá la cómoda mayoría.

"Hay un conjunto de leyes, de decretos leyes, que quiero dictar que necesito dictar el 22, 23, 24, 25 de diciembre en plena Navidad, 1 de enero, 31 de diciembre, no hay tiempo que perder", añadió el mandatario.

El mandatario dijo que "son leyes extraordinarias del tema financiero" con el fin de implementar planes de vivienda y sobre la propiedad de terrenos en ciudades y el campo.

En busca de recursos. A inicios de noviembre, el líder izquierdista ordenó la expropiación de miles de departamentos bajo la acusación de que las constructoras estafaron a los compradores al pedirles pagos excesivos y demorar la entrega de las viviendas.

El tema habitacional es sensible en Venezuela, donde se estima que existe un déficit de dos millones de viviendas que crece a un ritmo de 200.000 unidades por año.

El mandatario ha visitado albergues y ha prometido a los damnificados bonos especiales por Navidad, créditos blandos, además de jurar que va a emprender un ambicioso plan de vivienda para que los afectados por el temporal vuelvan a casas construidas en terrenos seguros.

Pese a que ha insistido en que tiene recursos para enfrentar la crisis desencadenada por el temporal, Chávez amenazó este martes nacionalizar algunos bancos, entre ellos la filial local del español BBVA si no lo ayudan a financiar sus planes de vivienda .