Bogotá. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aseguró este lunes que acordó con su par colombiano, Juan Manuel Santos, terminar con los vínculos entre miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y grupos radicales del sur de Chile que reivindica demandas de la etnia mapuche.

"Abordé con el presidente Santos los nexos de chilenos con las FARC y acordamos mantener una colaboración para terminar con los vínculos entre terroristas colombianos y grupos terroristas que operan en Chile", dijo el gobernante, en declaraciones que publica este lunes el diario El Mercurio.

"Existe información que permite ligar el terrorismo que ha habido en La Araucanía (650 Km. al sur de Santiago)" con las FARC, precisó el gobernante.

Según el fiscal regional de La Araucanía, Francisco Ljubetic, miembros de la radical Coordinadora de Comunidades Mapuche en Conflicto Arauco Malleco (CAM) -que se ha adjudicado varios atentados en esa zona- recibieron instrucción militar por parte de las FARC en el campamento del fallecido líder de esa organización, Raúl Reyes, en territorio ecuatoriano colindante con Colombia.

Los indígenas mapuches reivindican tierras, principalmente en la región de La Araucanía, donde son frecuentes los enfrentamientos con la Policía.

"Creo que el presidente Piñera está haciendo esas afirmaciones bajo presunción y debiera tener mucha cautela con lo que dice. Si tiene información, que la de a conocer", dijo Aucán Huilcamán, vocero del Consejo de Todas las Tierras, que agrupa a las comunidades mapuche, a la AFP.

Al menos medio centenar de mapuches está detenido bajo la ley antiterrotista que data de la dictadura de Augusto Pinochet, y que triplica las penas por delitos comunes. Se les acusa de atentado a autoridades, incendios intencionales u ocupación de predios.

La ley permite extender la detención preventiva mientras dure la investigación.