Santiago. El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció una reforma educacional que definió como “la más trascendente y ambiciosa” desde los años 60.

“Ella significa un gigantesco esfuerzo económico para el Estado, que ya se materializó en el presupuesto de Educación del próximo año, que supera los US$10.000 millones, y es el más alto en la historia de nuestro país”.

En el plan se incluye incentivar a los mejores alumnos a estudiar pedagogía, un plan de retiro para los profesores e incentivos para los directores de establecimientos educacionales.

Con el fin de atraer a los buenos estudiantes a la pedagogía, todos aquellos que obtengan más de 600 puntos en la Prueba de Selección Universitaria (PSU) -evaluación que dermina un índice para postular a las distintas carreras universitarias- obtendrán una beca que cubrirá el 100% de su matrícula.

En el caso de aquellos que superen los 700 puntos recibirá, además, 80 mil pesos mensuales (US$166), y quienes tengan más de 720 puntos podrá estudiar un semestre becado en el extranjero.

Antes de egresar, los estudiantes de pedagogía deberán rendir una prueba de excelencia, y quienes obtengan buenos resultados comenzarán sus carreras como profesores con sueldos hasta 30% superior.

Profesores actuales. También se planifica evaluar a los actuales profesores, y quienes rindan satisfactoriamente la evaluación, también mejorarán sus remuneraciones.

Aquellos profesionales que tengan edad de jubilarse, podrán accider a un plan voluntario de retiro, que les permitirá recibir hasta CH$20 millones (US$41.502) al momento de su retiro, mientras que aquellos que ya se jubilaron, y con bajas pensiones, recibirán un bono de reconocimiento de hasta CH$2 millones (US$4.150).


En tanto, los directores de las escuelas serán elegidos mediante un concurso público, en función de su mérito, vocación y experiencia, y recibirán incentivos económicos en función de su desempeño.

Piñera afirmó que “esta reforma constituye una verdadera revolución y otorgará una educación de calidad a todos nuestros hijos y jóvenes, cualquiera sea su origen socio económico, para que nunca más ningún niño o joven se quede atrás”.