Santiago. Al regresar de su vacaciones, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, se refirió al caso del jefe del Estado Mayor del Ejército, general Guillermo Castro, quien reconoció haber integrado la CNI, organismo de inteligencia de la dictadura de Augusto Pinochet.

“Ninguna persona que tenga responsabilidad en materia de violación a los derechos humanos va a ser parte de las Fuerzas Armadas o de nuestro gobierno", puntualizó.

Aseguró que en su administración “nuestro compromiso con los derechos humanos es un compromiso total e inquebrantable, y en esto, nuestro gobierno ha dado muestras muy claras”, dijo La Tercera.

Añadió que “queremos crear una cultura de respeto a los derechos humanos, una cultura que nos permita no solamente evitar los excesos del pasado, sino que también crear una sociedad en que el respeto a los derechos humanos sea parte de la cultura de nuestro país".