Santiago. Con reuniones con sus principales dirigentes, el presidente chileno, Sebastián Piñera, busca obtener el apoyo de los partidos de la oposición al plan de financiamiento de la reconstrucción del país, tras el terremoto del pasado 27 de febrero.

El objetivo de Piñera es obtener un amplio respaldo para el paquete legislativo con el que busca financiar la reconstrucción y que, entre otros aspectos, considera un aumento transitorio de los impuestos a las grandes empresas y un incremento del royalty a la minería.

En ese sentido, la noche del martes el mandatario chileno se reunió con los líderes de la Concertación, la coalición que gobernó el país por los últimos 20 años hasta el pasado 11 de marzo y que tiene mayoría en el Senado, una de las dos cámaras del Congreso Nacional.

Se trata del segundo encuentro que el mandatario sostiene con los dirigentes concertacionistas, pero el primero desde que asumiera oficialmente su cargo.  

"Para el éxito de esta tarea vamos a requerir de mucha unidad, nobleza y generosidad del Gobierno, la oposición y la sociedad civil, las empresas que tendrán que hacer su aporte y los trabajadores", afirmó Piñera, según consigna El Mercurio.

El plan de Piñera considera un aumento transitorio del impuesto de primera categoría, que subirá 3 puntos el año 2011, y 1,5 puntos durante el año 2012, con lo que espera recaudar US$1.600 millones.

La iniciativa considera como fuentes de financiamiento el crecimiento económico, reasignaciones, la ley de donaciones y la venta de activos prescindibles.

Sin embargo, la Concertación ha señalado públicamente que esperan que el alza de impuestos sea permanente y han cuestionado el mecanismo establecido para las donaciones de privados, postura que ratificaron tras el encuentro con Piñera.  

El mandatario chileno también se reunió con representantes de su propio conglomerado, desde donde han surgido críticas por el alza tributaria.