La aprobación al presidente chileno Sebastián Piñera bajó en mayo al 36%, según un sondeo divulgado el jueves que mostró el nivel más bajo de apoyo en sus 14 meses de mandato, lo que daría espacio a una oposición más agresiva y complicaría su agenda de gobierno.

La consultora privada Adimark Gfk destacó en su encuesta que el menor respaldo hacia la gestión del presidente se explica principalmente por la aprobación de un polémico megaproyecto hidroeléctrico que contempla la construcción de cinco centrales en el extremo sur de Chile.

"El sorpresivo movimiento ciudadano, de carácter nacional, que generó la tramitación del proyecto HidroAysén sin duda es parte de la explicación respecto a la caída observada", dijo Adimark.

Según la encuesta, el nivel de desaprobación a la gestión del mandatario aumentó a un 56% desde un 49% que había mantenido desde febrero.

"Van a ser difíciles los próximos meses y vemos dificultades en los proyectos legislativos (...) Vemos ya problemas con temas de medioambiente y delincuencia vinculada a desórdenes sociales". Roberto Méndez, director de Adimark.

"La baja aprobación le da a la oposición un espacio de influencia política incluso mayor al que tiene. La oposición puede poner condiciones de negociación en temas que pueden resultar clave en la agenda del Gobierno", dijo el analista político de la Universidad de Valparaíso Guillermo Holzmann.

Sostenida caída. La popularidad de Piñera llegó a un máximo de 63% en octubre del 2010, debido al exitoso rescate con vida de 33 mineros atrapados en el fondo de una mina, pero luego el apoyo fue declinando sostenidamente pese al positivo desempeñó de la economía.

Mayo estuvo marcado también por masivas protestas estudiantiles y por un cuenta pública anual realizada por el mandatario lo que, según la encuesta, "no parece haber generado algún efecto positivo que este estudio pueda identificar".

"A un presidente con bajos niveles de aprobación se le dificulta la labor. En parte porque la oposición se pone más agresiva e intransigente y además porque ya hay un desorden dentro de la propia coalición de Gobierno", dijo a Reuters Roberto Méndez, director de Adimark.

"Van a ser difíciles los próximos meses y vemos dificultades en los proyectos legislativos (...) Vemos ya problemas con temas de medioambiente y delincuencia vinculada a desórdenes sociales", agregó.

El rechazo a la gestión de Piñera, el más alto desde que asumió la presidencia del país desde marzo de 2010, se explica fundamentalmente por los efectos del caso Hidroysén, central hidroeléctrica recientemente aprobada para que comience sus faenas de construcción y que ha despertado altos niveles de cuestionamientos entre la ciudadanía de la nación sudamericana.

El sondeo fue efectuado telefónicamente entre el 4 y 30 de mayo a 1.114 personas mayores de 18 años.