Quito. La máxima corte de Ecuador dio luz verde al presidente Rafael Correa para convocar a un referendo sobre una polémica reestructuración de la justicia, en lo que fue calificado el miércoles por el mandatario como un "triunfo" de la democracia.

La Corte Constitucional, máximo ente de control de la Carta Magna, aprobó la noche de este martes las diez preguntas planteadas por el popular presidente para modificar el mecanismo de selección de los jueces e impulsar una ley para regular los contenidos de los medios de comunicación.

"La democracia directa en las urnas refuerza a la democracia representativa (...) Es un triunfo de la democracia y del pueblo ecuatoriano", dijo Correa, según la cuenta de la red social Twitter de la presidencia de Ecuador.

Las preguntas fueron aprobadas con leves cambios de forma que no alteran el contenido, pese a las múltiples críticas de varios sectores respecto a que Correa, con el referendo, quiere extender su poder a otras funciones del Estado.

Correa ha dicho en varias ocasiones que sí quiere influir en las cortes de la nación, pero para beneficio del país, y ha acusado a los jueces de corruptos y responsables del aumento de los índices de criminalidad.

A través del referendo, el presidente busca que los jueces sean seleccionados en 18 meses por un comité integrado por el Gobierno, la Asamblea Nacional -cuya mayoría es oficialista- y un representante de un ente ciudadano.

En el referendo -que sería la quinta ocasión en la que los ecuatorianos irían a las urnas desde que Correa asumió en enero del 2007- se consultará además sobre si están de acuerdo con que los medios de comunicación y los grupos financieros realicen inversiones ajenas a sus actividades.

Los otros temas tienen relación con la prohibición de eventos públicos en donde se sacrifiquen animales por diversión y juegos de azar, además de cambios en el sistema laboral del país.

Las preguntas pasarán a la Corte Electoral para que defina la fecha del referendo, que según Correa podría ser en mayo.

A criterio del mandatario, de ganar el "Sí" en el referendo, "es una obligación ineludible de la Asamblea aprobar la Ley de Comunicación con un Consejo Regulador".

El presidente continuamente crítica a los medios de comunicación, a los que ha calificado de "mentirosos" y "bestias salvajes".

Un sondeo de la firma Cedatos-Gallup reveló que el 52 por ciento de los ecuatorianos aprueban la convocatoria al referendo, aunque la mayoría desconocía su contenido. El estudio fue aplicado durante la última semana de enero a unas 2.220 personas en 15 ciudades del país.