El presidente de Ecuador, Rafael Correa, defendió la decisión de su país de otorgar asilo político al fundador de Wikileaks, Julian Assange, en su embajada en Londres.

Para resolver el impasse que esta determinación ha suscitado, Correa considera que hay 2 soluciones: “La primera salida es que el fiscal sueco lo interrogue en la embajada, la segunda es que si va a Suecia se den garantías para no ser extraditado a un tercer país, y esas garantías no se han entregado”.

“No entiendo por qué se habla de impasse si se está actuando de acuerdo al derecho internacional, ejerciendo la soberanía, buscando defender los derechos humanos del señor Assange”, dijo Correa en entrevista con Radio Cooperativa.

En ese sentido, el Jefe de Estado ecuatoriano, quien se encuentra de visita en Chile, señaló que “el señor Assange ni siquiera está acusado en Suecia, se le busca para interrogatorio, jamás nos habríamos prestado a obstruir la justicia sueca”.

“El asilo fue otorgado –aseveró- porque evaluamos que había peligro para la vida del señor Assange si es que era extraditado y había serios indicios que no se respetaría el debido proceso. Ofrecimos la embajada de Ecuador en Londres para que fuera un fiscal sueco a tomar la declaración”.

“América Latina es de las regiones que más crece del planeta, si nos unimos seremos nosotros los que pondremos las condiciones al capital transnacional. Si seguimos compitiendo, el sudor, el esfuerzo de nuestros obreros irá para enriquecer a los capital transnacional (...)”. Rafael Correa.

Escenarios. Respecto de América del Sur, el presidente de Ecuador aseguró que “si seguimos desunidos, será el capital extranjero el que dicte las condiciones”.

“América Latina es de las regiones que más crece del planeta, si nos unimos seremos nosotros los que pondremos las condiciones al capital transnacional. Si seguimos compitiendo, el sudor, el esfuerzo de nuestros obreros irá para enriquecer a los capital transnacional, si nos unimos y tenemos políticas armonizadas y estrategias comunes contra el capital transnacional será América Latina la que ponga las condiciones”, sentenció.

Asimismo, Correa dijo sentirse “honrado si dicen que compartimos principios con la revolución bolivariana o las políticas de una mujer como Cristina Kirchner, pero todo tiene sus matices, cada país es un proceso distinto. Incluso con gobiernos de diferentes tendencias, como el de Sebastián Piñera, hay vínculos extremadamente fuertes, es mucho más lo que nos une que los que no separa, por ejemplo la defensa de la democracia”.

“Piñera actuó con mucho liderazgo aquel 30 de septiembre del 2010 cuando se conspiró contra el gobierno democrático del Ecuador, compartimos ese valor por la democracia, y eso es patrimonio de todos los gobiernos de América, sean de derecha o izquierda”, expresó.