Managua. Nicaragua votó este domingo en una elección en la que el favorito es el presidente izquierdista Daniel Ortega, quien aseguró que ganará por un amplio margen, lo que lo convertiría en el primer gobernante en ser reelegido consecutivamente en ese país desde el fin de una dictadura en 1979.

El ex guerrillero marxista goza de una alta popularidad, cimentada en programas sociales financiados con apoyo de su aliado Hugo Chávez, presidente de Venezuela, como la entrega de viviendas o vacas y cerdas preñadas en una de las naciones más pobres de América.

Ortega, de 65 años, líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FLSN), ganaría sin necesidad de una segunda ronda, según las encuestas, en parte porque la opositora derecha no logró postular a un candidato único.

"Ha hecho buenas cosas, eso no se puede negar", dijo Karla Flores, un ama de casa de 29 años y madre de tres hijos, después de votar en la ciudad de Masaya, a unos 30 kilómetros al sureste de la capital. "Por lo pronto debe quedarse, pero debe seguir dando buenos resultados", agregó.

El presidente, quien cambió el uniforme verde olivo por camisas blancas y que esta semana apareció en la televisión oficial en una misa presidida por el influyente cardenal Miguel Obando, un ex crítico de los sandinistas, previó una votación masiva a su favor tras sufragar por la tarde en Managua.

"Esta votación va a ser una votación muy alta para el Frente Sandinista, es la primera vez que es una votación sin miedo, antes la población iba a votar con miedo porque le decían: 'si gana el Frente Sandinista viene la guerra'", dijo Ortega a periodistas.

Las mesas de votación fueron cerradas a las 18.00 hora local. Se espera que los primeros resultados oficiales se den a conocer alrededor de las 22.00 hora local (0400 GMT del lunes).

Durante la jornada se presentaron algunos incidentes violentos, entre ellos un ataque de supuestos simpatizantes de la oposición contra votantes en el norte del país que dejó nueve lesionados, entre ellos tres heridos de bala, según denunció un alcalde sandinista.

El proceso se celebró en medio de cuestionamientos a la legitimidad de la candidatura de Ortega, que logró postularse apoyado en un controversial fallo de la Corte de Justicia que en 2009 declaró inaplicable una prohibición constitucional que no permite la reelección consecutiva.

Defecto de origen. El jefe de los observadores electorales de la Unión Europea, Luis Yáñez, dijo a Reuters que los comicios "adolecen de un defecto de origen que ojalá no hubiera ocurrido" en referencia al fallo judicial que dio luz verde a la eventual reelección de Ortega.

"¿Cómo puede Ortega autollamarse revolucionario cuando es un dictador?", se preguntó Roberto Betancourt, propietario de una pequeña finca con ganado, cuando estaba a punto de votar en Managua. "Mi voto es en contra del presidente, no tiene principios, está siguiendo los mismos pasos que Somoza", agregó.

Tras el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza a manos de la insurrección sandinista, Ortega gobernó por primera vez en la década de 1980 acosado por la "contra" que intentaba derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos. En el 2007, regresó al poder tras 16 años de gobiernos derechistas.

El rival más cercano de Ortega, con casi 20 puntos porcentuales de distancia en un reciente sondeo, es el empresario y locutor radial Fabio Gadea, de 79 años, conocido por crear populares personajes de programas radiales. En un lejano tercer lugar está el ex presidente Arnoldo Alemán.

Sandinista hasta la muerte. Según Ortega, los fondos de Caracas han permitido bajar, aunque no de manera drástica, la extendida pobreza en el país, un reconocido exportador de café donde seis de cada diez habitantes son pobres.

"Aquí somos sandinistas hasta la muerte, tenemos que apoyar al presidente, pero estamos esperando una ayudadita mas", dijo Yanton Gómez, un albañil de 64 años de la ciudad de Granada que trabaja a veces y cuya esposa vende enchiladas por la noche.

"Cuando gobernaron los liberales no nos dieron nada, ni un caramelo", agregó Gómez, un ex combatiente sandinista hace 30 años y que recientemente fue beneficiado por el gobierno con la entrega de techos de zinc para su vivienda.

Para que un candidato triunfe en una primera ronda se requiere 40% de los votos válidos o sumar un mínimo del 35% y cinco puntos porcentuales de ventaja sobre su más cercano rival.

De ser necesario, una segunda vuelta se tendría que realizar a más tardar 45 días después de los comicios del domingo. Se tiene programado que el ganador inicie el 10 de enero del 2012 un nuevo periodo presidencial de cinco años.