El presidente de Bolivia, Evo Morales, cuestionó este sábado el regalo que Estados Unidos ofreció a Bolivia de doce aeronaves para la lucha contra el narcotráfico pues, a su juicio, son "viejas" y que "no les sirven".

Además manifestó que su gobierno está en disposición de devolverlos.

"No nos sirven esos helicópteros viejos, si quieren, que se los lleven. No tengo ningún problema", afirmó Morales en un acto público en el municipio potosino de Chaqui al sudoeste boliviano.

Entre la flota de aeronaves que el gobierno de Estados Unidos decidió donar a la administración de Morales están ocho helicópteros UH-1H, una avioneta King Air y tres aviones de carga C-130.

El encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos, Larry L. Memmott, señaló este viernes que con la donación concluye una era de cooperación logística y que ahora empieza otra centrada en la capacitación.

Estados Unidos administraba el uso de las aeronaves en la región del Chapare, una de las bases operativas de la lucha contra el narcotráfico, y ahora todo pasará bajo el control del gobierno boliviano.

Morales reafirmó que Bolivia seguirá combatiendo el tráfico de drogas de manera soberana. "Hemos empezado a nacionalizar la lucha contra el narcotráfico", precisó.

Bolivia este año utilizará sus propios recursos -unos US$40 millones- para tareas de inteligencia, interdicción y erradicación del narcotráfico.

Los gobiernos de La Paz y Washington mantienen una relación tensa desde 2008, cuando fue expulsado de Bolivia el embajador estadounidense Philip Goldberg por supuestos hechos de injerencia en asuntos internos.

Estados Unidos también expulsó al representante boliviano.

Ambas naciones trabajaron y concretaron un nuevo Acuerdo Marco de relaciones que, sin embargo hasta el momento no confluyó en la reposición de embajadores.

Asimismo el presidente boliviano denunció que Estados Unidos utiliza la lucha contra el narcotráfico con fines geopolíticos y para apropiarse de los recursos naturales de los países que presuntamente apoya.