La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, creó este martes un ministerio de Comunicación, con el aparente fin de revitalizar la imagen del gobierno luego de un fallido reajuste de precios de carburantes de finales de 2010 que desencadeno una ola de caos de precio y descontento popular.

El hasta ahora portavoz presidencial, el periodista Iván Canelas, juró como ministro de Comunicación en una sorpresiva recomposición del gabinete de Morales en la que fueron relevadas las ministras de Trabajo y de Culturas pero se mantuvieron intactos los equipos político y económico.

"Estamos reponiendo este ministerio (de Comunicación), porque después de más de cinco años de gobierno me di cuenta que es importante la comunicación para la información, para la educación y para liberar al pueblo boliviano", dijo el mandatario indígena.

El presidente neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada fue el último en tener en su gabinete un ministerio de Informaciones, a principios de la década pasada, y luego esa oficina pasó a ser una dirección dependiente de ministerio de la Presidencia.

En los otros cambios ejecutados este martes, Morales relevó a la ministra de Trabajo, Carmen Trujillo, cuya destitución fue pedida insistentemente por los principales sindicatos del país, reemplazándola por Félix Rojas, ex dirigente obrero integrante de la dirección nacional del gobernante Movimiento al Socialismo.

También dejó el gabinete, sorpresivamente, la ministra de Culturas, Zulma Yugar, artista folklórica que fue reemplazada por la ex diputada Elizabeth Salguero, derrotada candidata oficialista a la alcaldía por La Paz.