La Paz. El presidente boliviano Evo Morales, se refirió este martes al fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que desestimó contundentemente su demanda marítima.

Morales comenzó agradeciendo a todos los “actores del mundo que se mostraron solidarios con la causa”. “Fueron 5 años de movilizaciones del pueblo boliviano, del Papa Francisco, de mandatarios a nivel mundial, escritores, artistas, premios Nobel que querían bañarse en playas bolivianas”, precisó.

“La demanda jurídica no tuvo resultados, respetamos pero no compartimos. Pero la demanda histórica sobre la reivindicación marítima se reafirma con más fuerza y convicción porque estamos con la verdad, con la historia y tenemos la razón”, aseguró.

“Estoy sorprendido por el informe de la Corte Internacional de Justicia, tiene muchas contradicciones”, acusó.

“La demanda jurídica no tuvo resultados, respetamos pero no compartimos. Pero la demanda histórica sobre la reivindicación marítima se reafirma con más fuerza y convicción porque estamos con la verdad, con la historia y tenemos la razón”, aseguró.

Tras ello, Evo Morales leyó algunos párrafos del fallo de manera textual, argumentando por qué, a su parecer, los argumentos de la corte son equivocados ya que, “reconoce pero no hace respetar”.

“Es una sorpresa, señores periodistas, que una corte internacional de justicia no haga respetar derechos ni haga justicia con los pueblos”, añadió. Luego, el presidente boliviano repitió que la corte hizo “una invocación a seguir dialogando”.

Medidas. Evo Morales anunció que revisará línea por línea el fallo junto a su equipo y luego enviará una carta personalmente, “demostrando las contradicciones de las partes considerativas y su decisión de no acompañar a hacer justicia a Bolivia”.

Además, la autoridad boliviana, dijo que pidió a Diremar (Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima) una “profunda investigación de los daños económicos después de la invasión, es decir, de 1879, ¿cuánto daño primero bloqueándonos la exportación e importación?”.

Su objetivo será poner números al “territorio arrebatado” a los “paros en los puertos chilenos”, al “saqueo” y la “deuda que tiene Chile con Bolivia.

Con algo más de resignación, Morales anunció luego que acelerará el tren de velocidad que les de salida al Atlántico por Puerto Santos y al Pacífico por Puerto Ilo.