La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó hoy la Ley General de la Hoja de Coca (Ley 906) que amplía de 12.000 a 22.000 el número de hectáreas para el cultivo legal de la planta en el país sudamericano.

     El mandatario enfatizó en un acto en Palacio Quemado, (sede del gobierno) en la ciudad de La Paz, que con la promulgación de esta medida legal se garantiza "de por vida" la producción de la hoja de coca.

     "Es un día histórico para el país", porque llegó el momento de "enterrar la Ley 1008", que es la norma anterior denominada Régimen de Coca y Sustancias Controladas, que según el presidente buscaba "enterrar" la hoja de coca.

     La Ley General de la Hoja de Coca fija en 22.000 las hectáreas para plantaciones legales, frente a las 12.000 establecidas por la anterior Ley 1008 que databa de 1988.

Morales fustigó además a opositores que critican la ampliación en los cultivos legales de la planta, al sostener que en gobiernos anteriores no se controlaba eficientemente el desvío al narcotráfico y se buscaba una política de "coca cero".

     El nuevo marco legal incluye 35 artículos y seis disposiciones transitorias en los que reconoce a esta planta como patrimonio cultural, además de señalar que en su estado natural no es droga.

     La norma reemplaza 31 artículos de la ley 1008, al tiempo que se prepara la Ley de Sustancias Controladas y el Código del Sistema Penal, normas que eliminarán de manera definitiva la anterior.

     Los delitos que tienen que ver con narcotráfico entrarán al Código del Sistema Penal, tanto en su parte sustantiva como procedimental, mientras que Ley de Sustancias Controladas precisará los tipos penales.

     En el evento participaron también ministros, invitados especiales y productores de la "milenaria hoja" de la provincia de Chapare en el departamento boliviano de Cochabamba (centro) y algunos representantes de la región de los Yungas (noroeste).

     El jefe de Estado se declaró "orgulloso" por participar en la promulgación de la Ley General de la Hoja de Coca y que en adelante queda el desafío de impulsar su industrialización.

     Dijo que asumen el desafío de ampliar el mercado para la hoja de coca industrializada con fines benéficos para para la salud de las personas.

     Se trata de la primera actividad pública que realiza Morales luego de siete días de ausencia del país por un tratamiento médico en Cuba, donde le diagnosticaron una pequeña "tumoración" en la laringe, lo que amerita una operación a efectuarse en abril próximo.

     Morales fustigó además a opositores que critican la ampliación en los cultivos legales de la planta, al sostener que en gobiernos anteriores no se controlaba eficientemente el desvío al narcotráfico y se buscaba una política de "coca cero".

     Manifestó que algunos dirigentes tratan ahora de hacer un conflicto, porque están mal orientados por sus asesores, por lo que pidió a organizaciones sociales mantener la unidad para defender a nivel internacional la ley promulgada.

     Acusó a partidos de oposición de influir sobre algunos dirigentes para ocasionar división interna y enfrentarlos.

     Dijo que partidos de derecha no protestaron cuando en sus respectivos gobiernos permitieron el cultivo legal de hasta 37.000 hectáreas.

     La promulgación de la norma mostró división entre el Consejo de Federaciones Campesinas, que asistió al acto para respaldar su vigencia, y la Asociación de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca), que estuvo ausente en el evento de promulgación.

     El presidente de la Adepcoca, Franklin Gutiérrez, reiteró el rechazo de su sector a la nueva norma, y dijo que los productores de Yungas se pronuncian por un referendo que decida cuál es la coca que se consume del modo tradicional en Bolivia.