Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, volvió a defender este lunes la negociación y el diálogo entre los países como forma de garantizar la paz mundial.

Pese al mensaje que dio cuando explicó el origen del Foro Mundial de la Alianza de Naciones, celebrado la semana pasada en Río de Janeiro, Lula no mencionó explícitamente la polémica que involucra al programa nuclear iraní.

"Brasil apuesta al entendimiento y solamente el diálogo va a hacer que callemos el ruido de las armas", afirmó el mandatario en su programa de radio semanal "Desayuno con el Presidente".

"Es por eso que Brasil apuesta por la paz, es por eso que Brasil apuesta por el diálogo, es por eso que Brasil cree en la relación fraterna entre los Estados y entre los pueblos", agregó.

Brasil y Turquía cerraron hace dos semanas un acuerdo con Irán para el canje de uranio por combustible nuclear listo para su uso pacífico, pero las potencias lideradas por Estados Unidos insisten en presionar por la aprobación de una nueva ronda de sanciones contra la república islámica.

Esos países sostienen que Irán quiere construir armas nucleares, una afirmación negada por el Gobierno del presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Autoridades brasileñas han alertado sobre el riesgo de que el caso iraní se convierta en una repetición de lo que ocurrió con Irak, país que fue invadido por fuerzas lideradas por Estados Unidos por, supuestamente, tener armas de destrucción masiva, lo cual nunca fue probado.

Brasil, que también tiene un programa nuclear con fines pacíficos, usó el episodio para tratar de ganar espacio en las discusiones de los dos principales temas de la agenda internacional.

El Foro Mundial de la Alianza de las Naciones fue creado después de los atentados al metro en Madrid, en el 2004.

Para Lula, la iniciativa es "una respuesta para aquellos países que pretendieron un día dividir al mundo, a partir de un supuesto choque de civilizaciones".