Brasilia. El diputado brasileño Rodrigo Rocha Loures, señalado como asesor directo del presidente Michel Temer, entregó este lunes a última hora una maleta con 500.000 reales (US$150.000) que supuestamente habría recibido por orden del empresario del grupo de frigoríficos JBS, Joesley Batista, informó este martes la Policía Federal (PF).

     Rocha Loures, del Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien tuvo su mandato suspendido por la Corte Suprema la semana pasada, fue filmado al recibir una maleta con dinero en un restaurante en Sao Paulo.

     La filmación fue parte de una "acción controlada" organizada por el Ministerio Público y la PF a partir de la delación de los socios y directivos de JBS.

La grabación mostró que Temer recomendó a Batista hablar con Loures para resolver la cuestión del precio del gas provisto por la empresa estatal Petrobras para una termoeléctrica del grupo JBS.

     Las investigaciones pretenden comprobar si el dinero es efectivamente el que fue entregado a partir de la numeración de los billetes, la cual se registró antes de su entrega al diputado para verificar el destino final.

     Una profunda crisis política se registra en Brasil, después de que la noche del pasado 17 de mayo fue divulgada una grabación en la que Temer aparenta concordar con el empresario Batista en comprar el silencio del ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, actualmente preso en Curitiba.

     En el audio, el presidente también da la impresión de respaldar presuntamente las pretensiones del empresario Batista de sobornar a dos jueces y un procurador.

     La grabación mostró que Temer recomendó a Batista hablar con Loures para resolver la cuestión del precio del gas provisto por la empresa estatal Petrobras para una termoeléctrica del grupo JBS.

    Temer se ha resistido a los numerosos llamados para que renuncie, después de la revelación de una conversación grabada en la que parece consentir un soborno a un legislador encarcelado por otro caso de corrupción.

    Aquella investigación está relacionada con la extensa trama de sobornos originados en la compañía estatal Petrobras que ayudó a destituir a la expresidenta Dilma Rousseff el año pasado y que ha enviado a decenas de políticos y empresarios influyentes a la cárcel.

    Como parte de un acuerdo de delación compensada, ejecutivos del grupo de ingeniería Odebrecht SA ofrecieron evidencias de que constructoras y políticos intentaron amañar contratos para los proyectos de estadios del Mundial en al menos seis ciudades de Brasil.

* Con información de Xinhua y Reuters.