Río de Janeiro. El presidente de la Cámara de los Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, descartó hoy la posibilidad de abrir un proceso de destitución contra el mandatario, Michel Temer, por las denuncias vertidas contra él por un ex ministro.

Maia, quien tiene la prerrogativa de admitir a trámite los procesos destituyentes, dijo en una entrevista a la televisión Globonews que no ve "ningún motivo" para procesar a Temer a raíz del episodio que resultó hoy en la renuncia del ministro de Gobierno, Geddel Vieira Lima.

Vieira Lima fue acusado por el ex ministro de Cultura, Marcelo Calero, de haberlo presionado para autorizar la construcción de un edificio de lujo en un exclusivo barrio de Salvador de Bahía (noreste), el cual había sido bloqueado por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (IPHAN).

Calero mantuvo una conversación con Temer el pasado día 17 en la cual, según el ex ministro, el mandatario apoyó a Vieira Lima, lo que condujo a la renuncia del entonces ministro de Cultura un día después.

Calero aseguró haber grabado esa conversación con Temer y haber entregado el audio a la Policía, aunque esta no tendría efectos legales por haberse realizado sin ninguna autorización judicial.

A pesar de estos indicios, el presidente de la Cámara de los Diputados arropó a Temer y afirmó que Brasil "debería centrarse en la pauta económica" y no en estos problemas políticos.

Temer llegó al poder el pasado mayo, cuando el Parlamento decidió abrirle un juicio político a su antecesora, Dilma Rousseff, que concluyó con su destitución en agosto pasado.